Público
Público

La Generalitat catalana admite errores en la represión a los estudiantes

El conseller de Interior, Joan Saura, dará explicaciones en el Parlament

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La condena a la actuación de los Mossos d'Esquadra en la jornada de disturbios del miércoles en Barcelona entre estudiantes y agentes ha sido unánime. Ante la gravedad de los hechos, el conseller catalán de Interior, Joan Saura, ha salido al paso diciendo que ha encargado un informe policial 'exhaustivo' y anunciando su comparecencia voluntaria en el Parlament catalán para dar cuenta de lo sucedido.

Saura ha pedido disculpas a los ciudadanos heridos y a sus familias y ha admitido que se habían cometido errores, aunque ha rehuido entrar a valorar si las cargas policiales habían sido o no desproporcionadas.

No obstante, el hecho de que el director general de los Mossos, Rafael Olmos, se personara en la Via Laietana la noche del miércoles, tras las últimas cargas, daba cuenta de la excepcionalidad de lo acontecido. A pie de calle, Olmos se comprometió a trabajar para que 'nunca se vuelvan a repetir situaciones parecidas'.

Los números definitivos de la batalla campal en Barcelona hablan por sí solos. Hasta 81 heridos de distinta consideración, entre ellos estudiantes, periodistas hasta 30 según el Col·legi de Periodistes de Catalunya, transeúntes y agentes antidisturbios hasta 35, según fuentes policiales. Además se practicaron siete detenciones, seis por la mañana y una por la noche, aunque todos los detenidos han sido ya puestos en libertad. Pese a la gravedad de los hechos, los sindicatos policiales, muy críticos con Saura, defendieron la actuación de los Mossos.

Las muestras de rechazo a la 'desproporción' de la respuesta policial  se formularon desde distintos ámbitos de la sociedad catalana. El Col·legi y el Sindicato de Periodistas de Catalunya emitieron sendos comunicados en los que piden responsabilidades por las agresiones a periodistas. Ambas entidades, junto a otras asociaciones profesionales, han convocado para hoy una concentración de repulsa ante el Palau de la Generalitat.

El Consejo Nacional de la Juventud de Catalunya, que aúna a las asociaciones juveniles, también lamentó los hechos e instó a 'abrir nuevas vías para el diálogo'.

Incluso la comisionada de Universidades, Blanca Palmada, que mantiene un fuerte pulso con los estudiantes contrarios al Plan Bolonia, criticó la manera 'inadecuada' de actuar de los Mossos. Para Palmada los hechos del miércoles 'hacen más difícil el diálogo'.

Unos 3.000 estudiantes se manifestaron este jueves de nuevo en Barcelona en protesta de las cargas policiales. La multitud se añadió a la cola de la marcha contra la futura Ley de Educación Catalana (LEC).