Publicado: 12.06.2014 17:49 |Actualizado: 12.06.2014 17:49

La Generalitat cifra en 15.006 millones el déficit fiscal de Catalunya en 2011

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Generalitat ha cifrado este jueves en 15.006 millones de euros el déficit fiscal de Catalunya con la administración central en el año 2011, el último con datos disponibles, una cifra equivalente al 7,7 % del PIB catalán.

Este es el resultado de la balanza fiscal aplicando el método del flujo monetario, el considerado mejor para hacer este cálculo según la Generalitat, pero si se aplicara el de carga-beneficio, el preferido por los expertos designados por Hacienda, el déficit fiscal de Catalunya se situaría ese año en 11.087 millones de euros, equivalente al 5,7 % del PIB catalán.

Así lo ha dicho este jueves en la presentación de las balanzas fiscales de 2011 el consejero de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, que ha comparecido en rueda de prensa junto con el director general de Análisis y Seguimiento de las Finanzas Públicas, Ivan Planas, y la subdirectora general de Financiación Autonómica, Montserrat Bassols.

El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, ha dicho tras conocer los datos que las balanzas fiscales publicadas este jueves por la Generalitat suponen "un ejercicio más de los muchos que se están publicando".

En opinión de Beteta, las balanzas de Catalunya "sirven para analizar los distintos flujos de impuestos y de gastos que existen en nuestro país", por lo que "serán objeto de estudio y análisis como todas las que se están poniendo encima de la mesa". De esta manera, ha añadido, los responsables políticos de los distintos niveles del Gobierno "se podrán hacer una idea que sea útil para el mejor desarrollo de la prestación de los servicios públicos en España". 

Si se utiliza el método del flujo monetario, que relaciona el origen territorial del dinero público y dónde lo gasta la administración, Catalunya aporta el 19,2% del total de ingresos del Estado y recibe el 14% del gasto total, con lo que contribuye en una proporción superior a su peso en el PIB estatal (18,6% en 2011), si bien lo que recibe no alcanza el peso de la población sobre el conjunto del Estado (16%). El método de carga-beneficio pondera los datos en función de cómo impacta el gasto público en el bienestar de los residentes de un territorio.

Mas-Colell ha indicado que durante el periodo comprendido entre 1986 y 2011, Catalunya sufre un déficit fiscal medio anual del 8% del PIB, y ha destacado que "hay una preocupación excesiva para bajar los impuestos", cuando la prioridad debe ser que el sistema de financiación autonómica permita garantizar que las comunidades tengan suficientes recursos para garantizar el Estado de bienestar .