Publicado: 04.02.2014 16:52 |Actualizado: 04.02.2014 16:52

La Generalitat no cambiará "ni una coma" de su ley educativa, a pesar de la sentencia del TSJC

El Govern recurrirá la orden del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya que fija el uso del castellano en un 25% en cinco escuelas de la comunidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El portavoz del Govern catalán, Francesc Homs, ha asegurado este martes que el Ejecutivo no cambiará "ni una coma" del modelo educativo pese a una resolución del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) que obliga a la Generalitat a fijar que el castellano esté en el 25% del horario lectivo de cinco escuelas.

En rueda de prensa tras el Consejo Ejecutivo, ha dicho que el Gobierno catalán en bloque ha apoyado la estrategia de la consellera de Educació, Irene Rigau, tras saberse el fallo: recurrir la decisión del TSJC, defender el modelo educativo catalán y mantener la aplicación de la Ley de Educación de Catalunya (LEC).

"No moveremos ni una coma", ha indicado Homs, quien ha recordado que nadie ha recurrido el modelo lingüístico de la LEC, y ha reivindicado el éxito que la inmersión ha tenido al garantizar que los alumnos tengan un buen conocimiento de catalán y de castellano, y al preservar la cohesión social.

El consejero ha argumentado que, como no ha sido recurrido, la LEC está vigente y forma parte del ordenamiento jurídico español, por lo que debe aplicarse: "¿Por qué hemos de desacatar la legalidad si tenemos la legalidad a favor?". Ha criticado que "algunos intenten imponer por la puerta de atrás algo que es totalmente minoritario en Catalunya y va en contra de la ley", y ha remarcado el gran consenso político y social que genera en Catalunya la inmersión lingüística.

Sobre el hecho de que el TSJC fije un porcentaje del 25% de castellano en los centros donde hay familias que quieren la educación bilingüe para sus hijos, Homs ha recordado que existe jurisprudencia previa del Tribunal Constitucional en que se otorga a la Generalitat la responsabilidad de fijar una "proporción razonable" de ambas lenguas. "¿A partir de qué criterio pedagógico determina esos porcentajes?", ha cuestionado, y ha sostenido que debe ser el mundo educativo quien determine cómo deben hacerse las cosas desde la perspectiva pedagógica.