Público
Público

Georgia advierte de que la meta de Rusia es lograr el monopolio energético

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El viceprimer ministro de Georgia, Giorgi Baramidze, advierte de que la meta de Rusia es conseguir el monopolio energético en Europa y que, por ello, intervino militarmente en su país, cuya independencia "molesta" a la Federación Rusa en su objetivo.

En una entrevista con Efe con motivo de su asistencia esta semana a la Asamblea Parlamentaria de la OTAN celebrada en Valencia, Baramidze considera que la actitud de la UE hacia Rusia por la guerra contra Georgia del pasado mes de agosto no fue tan dura como se esperaba por la dependencia de buena parte de los Veintisiete del gas y el petróleo rusos.

Por esta razón, el dirigente georgiano insta a los países de la UE a buscar recursos energéticos alternativos para evitar así la "presión" que ejerce Rusia sobre ellos.

Precisamente por esta presión, el 'número dos' del Gobierno georgiano cree que no van a prosperar las peticiones para que el Tribunal Penal Internacional juzgue los casos de limpieza étnica y la agresión militar de Rusia.

Recuerda Baramidze que por el territorio de su país discurre una de las principales líneas de gas y petróleo hacia Europa occidental, por lo que la independencia lograda en 1991 es un obstáculo para las pretensiones rusas de monopolizar el mercado.

El viceprimer ministro georgiano "esperaba más" de la UE para la resolución del conflicto por las regiones separatistas de Osetia del Sur y Abjasia, aunque reconoce que el principal problema es el "incumplimiento" por parte de Rusia del plan de paz que acordó con el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

Si bien este plan preveía la retirada completa de las tropas rusas del territorio georgiano, Baramidze asegura que algunos de sus soldados aún no se han replegado y que "continúa la limpieza étnica" llevada a cabo en los últimos años.

Tras subrayar que el Kremlin ha avalado la independencia de Osetia del Sur y Abjasia "incumpliendo todas las normas internacionales", valora que la UE mantenga su postura contraria a este reconocimiento.

Giorgi Baramidze confía en que la nueva Administración estadounidense de Barack Obama siga "defendiendo la democracia, la paz y la estabilidad mundiales" y que las relaciones con Europa mejoren, ya que, en su opinión, la unión transatlántica "es ahora más importante que nunca".

Una unión para afrontar, continúa el dirigente georgiano, los retos de la comunidad internacional, como son el cambio climático, la crisis económica o las relaciones con Irán, problemas a los que, según Baramidze, hay que añadir las últimas acciones de Rusia.