Público
Público

Los georgianos vivieron su primera jornada de combates contra tropas rusas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las fuerzas georgianas vivieron hoy su primera jornada de combates contra las tropas de elite rusas, que a última hora acudieron anoche en ayuda del régimen separatista pro ruso de Osetia del Sur.

Según declaró el presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, las fuerzas gubernamentales controlan plenamente el distrito de Znauri, la localidad de Dmenisi, donde se crea una fuerte base militar, y la capital suroseta, Tsjinvali, territorios conquistados durante estas dos jornadas de combates.

Las tropas georgianas no solo resisten los ataques de unidades de elite rusas.

En los combates participan fuerzas del 58 Ejército ruso, destacado en el Cáucaso Norte y entrenado para combatir en zonas montañosas, así como de la flor de los paracaidistas rusos: la División 76, los regimientos de Pskov, Ivánovo y de la región de Moscú, reforzados con blindados y artillería.

Según informó la viceministra de Interior, Ekaterina Zguladze, en los combates de hoy fueron abatidos cuatro decenas de carros de combate rusos.

En las dos jornadas de hostilidades, durante los bombardeos de objetivos militares y civiles en todo el territorio georgiano, fueron derribados 10 aviones rusos, afirman las autoridades de ese país del Cáucaso Sur.

Tampoco aflojan los ataques georgianos contra las posiciones surosetas, bombardeadas durante casi todo el día con artillería pesada y cohetes.

Con la caída de la oscuridad, las tropas georgianas lanzaron una nueva ofensiva, esta vez contra la última localidad de importancia en manos de los separatistas, Java, convertida en toda una fortaleza y abarrotada de tropas, armamentos y voluntarios ansiosos de luchar del lado suroseta.

Según dijo a Efe Shota Utiashvili, portavoz de las tropas de Interior, también comenzó el avance de las fuerzas gubernamentales hacia el túnel de Rok, que une bajo la cordillera del Cáucaso a la región separatista georgiana con su hermana Osetia del Norte, que forma parte de la Federación de Rusia.

Por él las fuerzas surosetas reciben todos los refuerzos y suministros y su toma significará el fin del régimen.

Los separatistas, entre tanto, dicen haber rechazado un enésimo asalto georgiano a su capital, que afirman controlar plenamente.

Georgia se ha tenido que enfrentar además a un nuevo frente: en la también separatista Abjasia tropas secesionistas y rusas, apoyadas por la aviación y precedidas por bombardeos de artillería y cohetes, intentaron infructuosamente tomar por asalto el desfiladero de Kodori, único territorio abjaso fiel a Georgia.

Tropas abjasas también entraron hoy en el distrito fronterizo de Gali, habitado por georgianos y controlado por los "cascos azules" rusos en calidad de zona desmilitarizada.

Más tropas, según informó la agencia rusa Interfax, están concentradas al borde de la zona desmilitarizada.

Los "cascos azules" rusos, allí desplegados, no impidieron, como establece su mandato, la entrada de tropas.

Sin embargo, buques de la armada rusa sí cerraron hoy el paso a navíos georgianos que se dirigían hacia la costa abjasa y hasta abrieron "fuego de disuasión".

Por la noche el presidente georgiano volvió a insistir en su propuesta de alto el fuego inmediato y posterior desmilitarización de Osetia del Sur.

Rusia, sin embargo, hizo oído sordo a la propuesta e insiste en el repliegue de las tropas de Georgia a las posiciones iniciales.

Según expresó el jefe del Kremlin, Dmitri Medvédev, en conversación telefónica con el presidente estadounidense, George Bush, Rusia considera imprescindible la renuncia oficial de Georgia al empleo de la fuerza contra los separatistas.