Público
Público

Geraldine Chaplin dice que "los castings hoy son como ferias de ganado"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La actriz Geraldine Chaplin vuelve al cine de terror en "Imago Mortis", una cinta en la que trabaja junto a su hija Oona, a quien siempre aconseja que aprenda a "saber recibir rechazos" y más "hoy en día", cuando los casting son "ferias de ganado" que se desarrollan "como en un burdel".

La hija de Charles Chaplin, que se encuentra en España para presentar "Imago Mortis", de Stefano Bessoni, cree que lo principal en su profesión "no es actuar" sino "no perder la sensibilidad", especialmente para afrontar los casting.

"Son terroríficos, en mi época se pedía dar muestras de talento, pero ahora todo entra por el ojo, no se dan oportunidades", asegura esta actriz de 64 años.

Convencida de que "las arrugas dan trabajo", Chaplin dice estar muy cómoda en el género de terror: "me he convencido de que es un paso, antes interpretaba a abuelitas y el paso natural es el terror, porque ya no soy sólo una vieja, sino también terrorífica".

La actriz se embarcó en "Imago Mortis", que se estrena en España el próximo viernes, sin saber que participaba su hija Oona, quien asegura que su madre es "una persona muy pequeñita con una energía como un océano" y que le ha transmitido que "si trabajas duro, algo pasa".

Ambas han viajado al universo fantástico de Stefano Bessoni, quien define "Imago Mortis" como "una fábula gótica con tintes de terror", en la que el principal objetivo ha sido "recrear un mundo obsesionado por la imagen" y no "asustar al espectador".

Y es que Bessoni ha llevado al extremo "la locura de la captura de la imagen" con la invención de una técnica tan imaginaria como estremecedora, la "tanatografía": reproducir en un soporte la última imagen fijada en la retina de una víctima, extrayendo sus globos oculares después de su muerte.

La cinta recrea una escuela de cine ficticia llamada "Murnau" en la que Bruno, interpretado por Alberto Amarilla, descubre los experimentos de un científico del siglo XVII llamado Fumagalli, inventor de la "tanatografía".

El joven comenzará a tener visiones y se verá inmerso en una trama desconcertante en la que no faltan las visiones, apariciones, muertes inexplicables y fantasmas y que salpicará a toda la escuela, dirigida por una condesa a la que encarna Geraldine Chaplin.

Influido por cineastas como Alejandro Amenábar, Alex de la Iglesia o Guillermo del Toro -"su mundo es muy parecido a mi imaginario", afirma- Bessoni cree que la trama es "angustiosa" y que, con ella, quiere llevar al espectador a una "suspensión de la realidad" y a un mundo "dividido entre el bien y el mal".

Profesor de cine hasta que comenzó a dirigir, Bessoni se preguntó a qué hubiera recurrido un científico en el siglo XVII para captar imágenes, en un momento en el que "el único instrumento era la retina humana".

"Imago Mortis" -coproducida por Italia, España y Alemania- está rodada en inglés a excepción del personaje de Álex Angulo, quien completa junto a Leticia Dolera la presencia de actores españoles en el reparto, algo que "hubiera hecho conveniente el rodaje en castellano", pero que el director reserva para sus próximos proyectos.

Bessoni confiesa que la idea de la "tanatografía" es producto de la imaginación pero que está basada en estudios científicos y en otras películas como "Cuatro moscas sobre terciopelo gris", de Dario Argento, o en escenas de "Wild Wild West", de Barry Sonnenfield.

Dedicado al mundo del cómic antes de empezar su carrera como cineasta, Bessoni, autor de una veintena de cintas, entre las que se encuentran "Falene" y "El viaje de Peter Morgestern", apunta que su universo está "alejado del cine norteamericano".