Público
Público

El gerente del comité de transición de Aerolíneas Argentinas cree que la única salida es el Estado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El gerente general del comité de transición de Aerolíneas Argentinas consideró hoy que la única salida para la continuidad de la empresa es la intervención del Estado o, en su defecto, cerrarla, despedir a los empleados y dejar incomunicado al país.

"Si no es el Estado el que rescate a la empresa, no creo que haya capitales privados que estén dispuestos a hacerse cargo de la situación patrimonial de la empresa", dijo Julio Alak, a cargo de la administración de la compañía desde el pasado 17 de julio y por dos meses, hasta que el grupo español Marsans complete la transferencia al Estado argentino.

Alak afirmó que, de otro modo, "la alternativa es el cierre de la empresa, 10.000 trabajadores en la calle y el país totalmente desconectado".

El ejecutivo designado por el Gobierno argentino al frente del comité de transición de Aerolíneas compareció hoy ante una comisión de Diputados que analiza un proyecto de ley para el rescate estatal de la compañía y su subsidiaria para vuelos domésticos Austral.

La línea aérea tiene deudas por 890 millones de dólares, registra pérdidas de un millón de dólares diarios y tiene la mitad de su flota averiada.

"El Estado debería pagar cero pesos por el valor de la compañía", afirmó Alak en relación al precio de los activos que Marsans transferirá al Estado argentino.

El directivo dijo que gran parte de los pasivos de Aerolíneas Argentinas son "manejables" porque son deudas con el Estado y boletos vendidos a futuro que se dejarán de contabilizar como deudas en la medida que la compañía siga operativa.

Alak confirmó que desde el 17 de julio el Estado ha aportado 200,8 millones de pesos (65,6 millones de dólares) para mantener las operaciones y pagar salarios.

Ante los Diputados también compareció el presidente de la Auditoría General de la Nación, Leandro Despouy, quien dio cuenta de las "limitaciones y dificultades" que enfrenta ese organismo público para revisar cuentas y confeccionar un "balance de corte" de Aerolíneas al 17 de julio último, tarea que calificó como "muy compleja".

"La tarea será gigantesca si tenemos que hacer la auditoría del balance 2007", advirtió el técnico, quien no dio certezas sobre los tiempos que demandarán las labores de auditoría.