Público
Público

Un gestor de la sanidad para pobres de EEUU acecha a varios hospitales privatizados de Madrid

El grupo Centene quiere comprar Ribera Salud, empresa adjudicataria de los centros del Sureste y de Vallecas. La Fadsp denuncia que no se sabe "en qué manos terminará" finalmente la "externalización" emprendida por

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La polémica no abandona al proceso privatizador de la sanidad madrileña. Y no sólo porque el consejero del ramo, Javier Fernández Lasquetty haya decidido finalizar la 'externalización' de seis hospitales ignorando la advertencia de la Justicia, que aún tiene que dictaminar sobre varios recursos contra el cambio de gestión de dichos centros. A día de hoy, las empresas adjudicatarias de los hospitales del Henares, del Sureste, del Tajo, Infanta Leonor, Infanta Sofía e Infanta Cristina son Sanitas, Ribera Salud e Hima San Pablo. Pero, según denuncia la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (Fadsp), todavía se desconoce 'en qué manos terminará la atención sanitaria de miles de madrileños'.

Su afirmación responde a las intenciones de compra que el grupo estadounidense Centene Corporation tiene en Ribera Salud, la primera compañía en implantar el llamado 'modelo Alzira' -hoy emulado en Madrid- en España. Según informó el diario Las provincias el pasado mayo, los responsables de la compañía norteamericana se reunieron entonces con el presidente valenciano, Alberto Fabra, y su titular de Sanidad, Manuel Llombart, para contar con su beneplácito de cara a la negociación con el grupo sanitario. Ribera Salud, gestora de los hospitales privatizados del País Valencià, entre otros, depende de la Generalitat, con quien tienen la concesión de los centros de dicha comunidad. 

La compañía presidida por Alberto de Rosa está participada al 50% por Bankia y Sabadell-CA y será la gestora de los centros madrileños del Sureste (Arganda) e Infanta Leonor (Vallecas). Las pretensiones de Centene Corporation, una entidad presente en 19 estados norteamericanos dedicada al sector sanitario que atiende a la población con menos recursos (dentro del llamado programa Medicare), consisten, precisamente, en hacerse con la parte correspondiente al banco madrileño.

La Unión Europea ha dado como fecha límite el año 2015 para que Bankia de deshaga, tras haber sido rescatada, de su cartera empresarial, por lo que dicho banco deberá vender su participación en Ribera Salud y, por consiguiente, en los hospitales del Sureste (Arganda) e Infanta Leonor (Vallecas), en un plazo de dos años. De ahí que la Fadsp denuncie que 'la adjudicación de un servicio tan esencial como es la atención sanitaria de miles de madrileños se realiza de forma provisional'. 'No sabemos en qué manos terminará', lamenta la asociación.

¿Los peligros de todo ello? Para empezar, según varios expertos, la sanidad estadounidense no goza, precisamente, de buena salud. 'En Estados Unidos se gasta más que en España y tienen peores indicadores de salud', afirmó el exconsejero de Sanidad de Euskadi y actual asesor de Barak Obama, Rafael Bengoa, en una reciente entrevista en Público. El profesor Vicenç Navarro, colaborador de este diario, asegura que la mayoría de la población norteamericana no está satisfecha con su sistema sanitario, privado en su gran mayoría y en el que la calidad asistencial existe sólo para quien puede pagársela.

Otros entendidos en la materia apuntan a la necesidad de obtener beneficios de cualquier empresa como uno de los principales riesgos de la privatización de la sanidad: 'El tabaco es malo para la salud y el ánimo de lucro, malo para la sanidad', resumió José Ramón Repullo, jefe de Planificación y Economía de la Salud de la Escuela Nacional de Sanidad, en referencia a la posibilidad de que la sanidad privatizada no invierta los mismos recursos en los pacientes caros que en los que no lo son. 

A todo ello se suman, además, las últimas informaciones sobre el grupo HIMA San Pablo, adjudicatario de los hospitales  Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes), Infanta Cristina (Parla) y el del Tajo (Aranjuez), que nunca ha negado sus intenciones de atraer turismo sanitario a sus centros. Este miércoles, además, los diarios InfoLibre y Eldiario.es destapaban, respectivamente, la poca fiabilidad de la solvencia del grupo y sus intenciones de traer a España a los pacientes estadounidenses

Además, la Fadsp advierte de la posibilidad de que HIMA San Pablo también termine cediendo a Centene Corporation la concesión de los tres hospitales de los que es adjudicatario. 'Todo apunta a que los hospitales valencianos de Ribera Salud, el Laboratorio Central de Madrid y al menos cinco hospitales madrileños acabarán en manos de Centene en el año 2015', sentencia la organización en un comunicado. 

Por último, la federación que preside Marciano Sánchez-Bayle, prevé la formación de un posible 'oligopolio' en la sanidad madrileña en caso de que Ribera Salud y Sanitas -adjudicataria del hospital del Henares (Coslada)- sigan adelante con sus 'buenas relaciones'. 'Se puede suponer que se está organizando el oligopolio de fondos de inversión y empresas multinacionales que pretenden quedarse con la sanidad madrileña y valenciana, con el afán de hacerlo posteriormente con las partes rentables del Sistema Nacional de Salud', concluye la Fadsp.