Público
Público

Los gigantes del ladrillo sacan tajada del Plan E

Logran el 22% de las obras en cuatro grandes capitales. Gallardón les da el 34% del total

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las grandes constructoras han aprovechado bien el Plan E del Gobierno central, a pesar de que iba dirigido, sobre todo, a pymes. Han logrado, hasta ahora, proyectos por importe de 206 millones de euros, lo que supone, al menos, el 22% de las obras adjudicadas.

Alberto Ruiz-Gallardón es el alcalde que mejor ha tratado a estas empresas a la hora de repartir el pastel. Con el mayor presupuesto de los 8.108 municipios beneficiados por el Fondo de Inversión Local, Madrid ha adjudicado ya 492 de los 554 millones presupuestados, según sus datos. Del listado de proyectos, ha concedido 168 millones a estos gigantes de las infraestructuras, es decir, el 34% de lo repartido.

ACS, presidido por Florentino Pérez, es el grupo con más adjudicaciones

La empresa más beneficiada es ACS, presidida por Florentino Pérez (que compagina con la presidencia del Real Madrid) y número uno en el ranking de empresas de construcción y servicios. Ha logrado 27 contratos por 42,1 millones en todo tipo de obras a través de varias filiales, como Dragados, Urbaser, Imesapi o Geocisa. Madrid siempre ha sido un buen mercado para ACS.

A menos de 300.000 euros de distancia, le pisa los talones la compañía de Esther Koplowitz, FCC. La constructora ha sido adjudicataria de 41,8 millones, pero en obras de mayor cuantía que las de ACS, ya que ha conseguido 12. Esta empresa también ha contado tradicionalmente con una buena posición en Madrid (pese a que Koplowitz mantiene la sede en Barcelona), y prueba de ello es que se encarga desde hace más de 40 años de la recogida de basuras en la capital.

Escaparate de negocio

En Barcelona y Valencia, las grandes han arañado el 9% de los proyectos

Como Madrid es un escaparate de negocio para las gigantes donde la mayoría de ellas tiene su sede, se esfuerzan más en la puja. En esta pugna, Sacyr ha sido la tercera mayor beneficiada, con 30,9 millones y diez proyectos, de acuerdo con la lista de adjudicaciones del Ayuntamiento. No hace tanto, menos de tres años, que el presidente de esta constructora, Luis del Rivero, se quejaba por no haber conseguido el gran contrato para reformar y explotar la circunvalación M-30, que ganaron ACS y Ferrovial.Pero Del Rivero ha sabido subir enteros y ahora ha logrado más contratos que Ferrovial, de la familia Del Pino, que se ha adjudicado 25,8 millones.

Esta vez, a la cola de esta élite figura la familia Entrecanales, propietaria de Acciona, con 11,8 millones en obras, un volumen menor que el de OHL, controlada por Juan Miguel Villar Mir (15,8 millones). La división constructora de Acciona, que dirige Juan Ignacio Entrecanales, últimamente se ha vuelto más selectiva.

El diseño de proyectos que ha hecho Gallardón con el Fondo Estatal de Inversión Local resulta un tanto peculiar. Acuciado por una deuda de 6.400 millones, el alcalde ha aprovechado para sacar viejos proyectos guardados en el cajón que no podía acometer este año por falta de presupuesto, como el proyecto Madrid-Río o el Eje Prado-Recoletos, que se llevan uno de cada cuatro euros del fondo municipal. La envergadura de estas obras obligó a Gallardón a trocear los contratos en importes de cinco millones cada uno.

En Bilbao, sólo FCC y Ferrovial consiguen tres contratos

Otros grandes ayuntamientos han procurado dar primacía a las constructoras locales en la tarta del Plan E. Barcelona, con un presupuesto de 282 millones, ya ha adjudicado 238, que han recaído en empresas catalanas, entre ellas Comsa, la novena constructora española. En este mercado, las grandes han tenido que conformarse con 22,8 millones, un 9% del total.

Mientras, la alcaldesa valenciana Rita Barberá ha adjudicado a las seis grandes constructoras 12,6 millones, al menos un 9% del importe máximo presupuestado. El Ayuntamiento ha repartido el grueso entre empresas locales como Pavasal, Grupo Bertolín o Becsa, entre otras. No da datos del total adjudicado, mientras Sevilla no ha facilitado ninguno.

Más duras de roer son las empresas del País Vasco, un mercado muy difícil para las grandes, en el que sólo les han arrebatado tres contratos FCC y Ferrovial por 2,7 millones, el 5% de su tarta.