Público
Público

Gironell se echa al monte con "La venganza del bandolero"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras "El puente de los judíos", libro con el que cruzó el éxito con más de 100.000 ejemplares vendidos, el escritor y periodista Martí Gironell vuelve con "La venganza del bandolero", una novela histórica en la que recupera la figura del bandolero Boquica durante la guerra contra los franceses.

El libro ha obtenido ya en Cataluña el premio Néstor Luján de Novela histórica, y su edición en español está ya en la calle, por obra de Planeta.

"Aventuras, supervivencia, traiciones y venganza" para una trama situada en Besalú (Girona) en 1808, cuando los franceses invadieron Cataluña en la que allí se llamó 'la guerra del francés' (Guerra de la Independencia), que duró seis años.

Allí, los espesos bosques se convirtieron en morada para muchos bandoleros, como Josep Pujol, más conocido como Boquica, un miembro de una familia de arrieros de Besalú que transportaba mercancías y que se puso al lado de los patriotas que lucharon contra la invasión napoleónica.

Pero poco tiempo después este bandolero, al sentirse traicionado, decidió cambiar de bando, se alió con los franceses y se convirtió en un "miquelete".

Estas peripecias llevaron a Boquica, "mezcla de Robin Hood y Curro Jiménez" en palabras de Martí Gironell, a ser uno de los personajes más amenazados y perseguidos por ambos bandos.

"Boquica fue uno de los personajes mas honestos. Luchó por la libertad y sin embargo pasó a la historia como un traidor y un chaquetero por no haberse querido casar con nadie, ni con los patriotas catalanes ni con los franceses. Era una persona que luchó por el pueblo y que era muy querido, y para sobrevivir tenía que ir viendo lo que mejor le convenía, porque era una guerra de supervivencia", explica a Efe el autor, que lanza una pregunta al lector: "¿Qué hubiéramos hecho cada unos de nosotros en su lugar?".

Pero el libro comienza en los años 80, cuando un periodista, Jordi Pujol, se desplaza a esta zona para realizar un reportaje sobre un vertedero y ve una pintada en una pared: "Tiembla, Maholá, que Boquica volverá". Maholá es el apellido de los antepasados del alcalde. A partir de ahí este periodista conocerá a un abuelo descendiente de Boquica y comenzará esta trepidante historia, el 70 por ciento de cuyo contenido son hechos reales.

Guerras de familia, sangre y venganzas en la zona que este hombre de 80 años, bisnieto de Boquica, quiere enterrar pasando página, porque "con la violencia no se consigue nada más que enredarse otra vez, y solo hablando se entiende la gente", dice Gironell, poniendo voz a este personaje.

Y esta idea pacifista se transmite también por todo el libro, al igual que lo hacen las descripciones del autor de todos los detalles de la época, los trajes, los alimentos, los rituales y el bosque, el otro gran protagonista de la historia.

Periodista licenciado en Filología inglesa, Martí Gironell divide su tiempo entre sus apariciones en la televisión catalana y la escritura de novela histórica, sobre todo la que indaga en la historia del lugar donde nació, Besalú, un pueblo de 3.000 habitantes que un día llegó hasta a tener relaciones con el Vaticano.

En "El puente de los judíos" recuperó la historia de la construcción medieval del puente de Besalú, que hoy forma parte de la red de juderías junto a las de Toledo y Europa. Hoy esta novela es una de las favoritas de los club de lecturas de los colegios y de las bibliotecas, una circunstancia que espera se repita con "La venganza del bandolero".

Carmen Sigüenza