Público
Público

GM pide a Figueruelas cinco años de congelación salarial

Propone recortar 900 empleos mediante prejubilaciones y pactos de readmisión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los trabajadores de la planta de General Motors de Figueruelas (Zaragoza) se llevaron ayer una de cal y otra de arena. La compañía comunicó a los sindicatos su propuesta para llevar a cabo su plan de reestructuración, que implica el recorte de 900 puestos, mediante una fórmula, el contrato relevo, que 'evitará despidos traumáticos', tal y como subrayó la dirección de la empresa. Sin embargo, lo supeditó a la revisión de varios aspectos del convenio colectivo, entre ellos, la aplicación de cinco años de congelación salarial.

Según la propuesta, los 900 afectados se irían a casa de inmediato, pero mediante un sistema que suaviza su situación hasta la edad de jubilación. El contrato relevo permite a los trabajadores que cumplen 60 años irse a casa con una parte de su salario, como una suerte de prejubilación, a cambio de que un joven ocupe su lugar hasta que cumpla los 65. General Motors contempla aplicar un expediente de regulación de empleo temporal para 560 trabajadores que en un periodo de dos años cumplirán los 60. Alcanzada esta edad, inmediatamente se les aplicará un contrato relevo. Su puesto será ocupado por jóvenes ya en plantilla bajo esta misma modalidad y cuyo contrato finaliza y podrá ser renovado. Los 350 empleados que faltan hasta los 900 serán despedidos, pero bajo el compromiso de la empresa de volver a admitirlos con un contrato de relevo hasta febrero de 2013, el año en que termina el plan de ajuste. La aplicación de este proceso 'conllevará un esfuerzo económico mayor', destacó ayer una portavoz de la compañía, que no detalló la cuantía.

Sin embargo, en la misma reunión en la que se dio a conocer su plan, la dirección reclamó a cambio a los sindicatos renovar el convenio, cuya vigencia finalizó en 2008, incluyendo la congelación salarial y otros aspectos como retribuciones más baratas por flexibilidad y la eliminación de pluses de transporte y de los autobuses entre turnos, detallaron los sindicatos.

'El plan de bajas es muy positivo, pero las propuestas relacionadas con el convenio son muy malas', valoró ayer el secretario general de UGT en Opel, Pedro Bona. Este sindicato, CCOO y Acumagme, que suman mayoría, se mostraron dispuestos a negociar todas las medidas, al contrario que CGT.

Además del expediente con el recorte de 900 empleos, GM presentó ayer, como estaba previsto, otro temporal de 214 días para 600 personas más, a aplicar entre abril y diciembre.