Publicado: 13.03.2010 08:00 |Actualizado: 13.03.2010 08:00

Gobernar no desgasta al PP

Herrera mantiene la mayoría absoluta. El PSOE obtendrá 33 escaños como en 2007. Los regionalistas leoneses de UPL saldrán de las Cortes y lograrán representación IU y UPyD

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Castilla y León, salvo que se produzca un auténtico terremoto, no será un problema para el Partido Popular. Los conservadores retendrían sin dificultades su mayoría absoluta si se celebrasen elecciones autonómicas ahora. En concreto, recibirían el 48,9% de los votos, apenas tres décimas menos que en 2007. Un desgaste menor en comparación con la más abultada pérdida de apoyos del PSOE. Los socialistas, que hace tres años recabaron el 37,7% de los sufragios, se quedarían hoy en un 33,4% (4,3 puntos menos).

Son los datos del Publiscopio preelectoral autonómico, elaborado entre el 1 y el 6 de marzo, a partir de 800 entrevistas en las nueve provincias de Castilla y León.

Casi un 40% quiere que el líder del PP repita y un 60% cree que ganará

La correlación de fuerzas, pues, no variaría. Sí hay cambios en la banda baja de la tabla. Según apunta el sondeo, Unión del Pueblo Leonés (UPL) menguaría su fuerza, pasando del 2,7% al 2%, lo que le dejaría fuera de las Cortes de Castilla y León. A cambio, podrían conseguir escaño IU y Unión, Progreso y Democracia (UPyD). La primera obtendría un 6% de los votos el doble del 3,1% de 2007, mientras que la formación de Rosa Díez alcanzaría el 5,4%.

La fortaleza del PP se palpa también en las intenciones declaradas de voto. Un 36,3% de los sondeados dice que votará en 2011 al partido del presidente regional, Juan Vicente Herrera. Por el PSOE apuesta un 21,2%, cinco puntos menos que en mayo de 2007.

El socialista López recibe una nota de 4,8, a seis décimas del presidente

El Publiscopio hace la traducción a número de procuradores o parlamentarios. Y aquí cabe hacer una precisión: según la población actual, las Cortes tendrían un escaño más en la legislatura 2011-2015, y lo ganaría Segovia. Así, en la Cámara se sentarán 84 diputados, en vez de 83.

El PP ocuparía 49 asientos (uno más) y el PSOE mantendría sus 33 actas. UPL perdería sus dos escaños por León, que se distribuirían socialistas y conservadores. IU lograría un procurador por Valladolid y UPyD, otro por Burgos. El reducido tamaño de las muestras provinciales, no obstante, impide hacer estimaciones exactas por circunscripción.

El PSOE ha de luchar además con la barrera de la inercia. Hasta un 60% prevé que en 2011 ganará Herrera. Apenas un 6,2% cree que vencerá el socialista Óscar López Águeda, que por primera vez concurre como candidato. Cuando se pregunta a los encuestados por sus preferencias, el escenario se ajusta: un 38,4% desearía que gobernara de nuevo la Junta el PP. Otro 17% querría un cambio de Ejecutivo.

Son más los que suspenden la gestión del PP que los que la aprueban

Uno de los datos más positivos para los socialistas es que el índice de rechazo al PSOE (21,6%) es ligeramente inferior al del PP (22,8%). En simpatías, en cambio, los conservadores logran cierta ventaja: un 27,8% se manifiesta próximo al partido de López, mientras que un 34% sintoniza con Herrera.

Asimismo, la valoración del líder de la oposición no es mala, un 4,8, frente a la nota media de 5,4 que los ciudadanos dan al presidente de la Junta.

Por provincias, es Ávila la que concede la mayor puntuación a Herrera (6,1) y la peor, junto a Burgos, a su oponente socialista (4,5). Los segovianos ponen la mejor nota a López (5,3) y la más baja al jefe del Ejecutivo, un 4,9.

La cualidad que más valoran los sondeados de los dos candidatos es la inteligencia, aunque Herrera obtiene un 6 de media y López un 4,9. Los dos suspenden en un parámetro, la credibilidad. Al líder del PP le asignan un 4,9, y a su rival socialista, un 4,1.

El talón de Aquiles del PSOE es la falta de conocimiento de los votantes de su candidato y de su gestión. Según el Publiscopio, conoce a Herrera un 81,3%, y a López, un 33,5%. Palencia es la provincia que mejor conoce a los dos aspirantes (89% y 57%, respectivamente). En Soria sólo reconoce al líder del PSOE el 18%.

Más ejemplos: un 47,4% de los ciudadanos siente poca o ninguna confianza en Herrera y otro 28,3% declara lo mismo respecto a López, pero es que un 64% de los preguntados no contesta. Si se inquiere por la gestión de los candidatos, se repite esta circunstancia: un 64,1% no sabe si la actuación del secretario general del PSOE ha sido acertada.

Herrera podrá vencer en 2011, pero el juicio global a su Gobierno no es del todo positivo. Son más los que suspenden al Ejecutivo (43,7%) que los que lo aprueban (39%). La provincia más benevolente es Palencia y la más dura, León, donde un 52% desaprueba la labor de Herrera. El área más valorada es el fomento del turismo. La menos, el estímulo al empleo.

Un 16,3% juzga que el PSOE gobernaría mejor (en Zamora, la cifra sube al 22%). Para un 30,8%, los socialistas lo harían peor.