Público
Público

El Gobierno actuará, haya o no acuerdo de Diálogo Social

Trabajo acusa a CEOE de querer el despido libre y los sindicatos dan por roto el proceso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al Gobierno se le ha agotado la paciencia. Tras 12 meses de tensas negociaciones, el Diálogo Social ha encallado por la intransigencia de la patronal, y el Ejecutivo afirmó ayer que si no hay un acuerdo actuará unilateralmente: tomará las decisiones que estime necesarias con o sin el beneplácito de CEOE.

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, advirtió de que adoptarán 'cuantas medidas sean precisas para gobernar en interés general de los ciudadanos'. Aunque no dio detalles, fuentes cercanas a la negociación señalan que se refiere a cuestiones como la ayuda de 421,8 euros mensuales para los desempleados que se hayan quedado sin prestaciones. En todo caso, fuentes del Gobierno consideran que las decisiones deben ser 'equilibradas', aludiendo a la posibilidad de realizar alguna concesión a las empresas.

La situación ha llegado al límite por la dureza de la patronal, que en las últimas semanas ha radicalizado su postura con reivindicaciones 'inasumibles' tanto para el Gobierno como para los sindicatos. El miércoles por la noche, Zapatero cenó en La Moncloa con los líderes de CEOE (Gerardo Díaz Ferrán), Cepyme (Jesús Bárcenas), CCOO (Ignacio Fernández Toxo) y UGT (Cándido Méndez) para reconducir las conversaciones, pero la velada, que acabó de madrugada, fue 'dura'. Todos se mantuvieron firmes en sus posiciones de partida, y el presidente, que dio un tirón de orejas al líder de la patronal, sólo consiguió que CEOE accediera a 'matizar' sus peticiones en un plazo de 24 horas.

De entrada, la exigencia más polémica de CEOE es la rebaja de cinco puntos en las cotizaciones sociales, que a juicio de Trabajo drenaría 18.000 millones de euros a la Seguridad Social y provocaría un grave déficit en el sistema. El Gobierno plantea una reducción de hasta 1,5 puntos, que supondría un ahorro de 4.500 millones para las empresas, pero a la patronal no le convence.

Ayer por la mañana, el presidente de los empresarios madrileños (CEIM), Arturo Fernández, apuntó que CEOE aceptaría una rebaja de cuotas de 2,5 a 3 puntos. Horas después, el secretario general de la patronal, José María Lacasa, volvió a exigir cinco puntos, y a media tarde la patronal envió al Ejecutivo y a los interlocutores sociales su nueva propuesta que, lejos de favorecer un acercamiento de posturas, tensó aún más la cuerda.

Fuentes sindicales calificaron el documento de 'tomadura de pelo' y, en un comunicado conjunto, CCOO y UGT indicaron que 'no se dan las condiciones para mantener ningún tipo de encuentro'. 'Entendemos que el representante de la patronal rompe unilateralmente la presente etapa del diálogo social', dijeron. Preguntados sobre si ven la negociación 'mal' o 'muy mal', su respuesta fue categórica: 'Entre muy mal y muy mal'.

A última hora de anoche, el Ministerio de Trabajo expresó el 'profundo malestar del Gobierno ante la actitud de CEOE', que 'exige un despido libre' y otras medidas 'que ni el Ejecutivo ni los sindicatos pueden admitir'. Poco antes de las 22 horas convocó a ambas partes a una reunión que tendrá lugar esta tarde.