Público
Público

El Gobierno admite que Bolivia estuvo al borde del precipicio antes del diálogo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de Bolivia admitió hoy que el país estuvo "al borde del precipicio" antes del diálogo iniciado hoy en Cochabamba, donde el presidente Evo Morales y sus opositores autonomistas se han sentado en la misma mesa después de la convulsión vivida en el país.

"En Bolivia, a veces, nosotros decimos que estamos acostumbrados a los conflictos y llegar al borde del precipicio para comenzar a dialogar. Creo que es lo que está ocurriendo", dijo el portavoz presidencial Iván Canelas.

Luego de las primeras horas de trabajo en el llamado "diálogo nacional", Canelas destacó que "hay muy buena voluntad" entre los sectores políticos del país para alcanzar un acuerdo que solucione los problemas en el menor tiempo posible.

"Muchos dicen que la esperanza es lo último que se pierde. Nosotros creemos también que cuando todo casi está perdido nace la esperanza, de manera que creo que las soluciones van a registrarse en el menor tiempo posible", destacó el funcionario.

El diálogo está centrado en la nueva Constitución política del Estado que impulsa Morales, los estatutos autonomistas de las regiones de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija y el reparto de la renta petrolera entre el Estado y los mismos departamentos.

Desde hace un mes Bolivia vive una ola de protestas sociales, que han comenzado a remitir desde que el Gobierno y la oposición autonomista de varias regiones convocaron al diálogo, aunque aún están movilizados sectores seguidores del presidente Morales.

La conflictos causaron una matanza en la norteña región de Pando, situada en la Amazonía boliviana en la frontera con Brasil, con la muerte de al menos 15 personas, según confirmó el Gobierno, y que ha derivado en la detención del prefecto (gobernador) pandino, Leopoldo Fernández.

Durante ese tiempo, también fueron ocupadas instituciones del Estado en las regiones de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija, donde además se han desatado enfrentamientos entre los seguidores de Morales y de la oposición.

"Este diálogo trata de frenar todo ese tipo acciones vandálicas que se han registrado en el país, pero de ninguna manera tiene que ver con que no se cumpla la ley. Los que han atracado, han asaltado, han entrado a instituciones, han ocasionado muertes en el país tiene que pagar sus culpas ante la ley", indicó hoy Canelas.

En la mesa de negociaciones están dirigentes del gubernamental Movimiento Al Socialismo (MAS) y de los opositores Poder Democrático y Social (Podemos), Unidad Nacional (UN) y Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR).