Público
Público

El Gobierno alemán critica el "tono" de Reding ante la expulsión de gitanos de Francia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno alemán criticó hoy el tono empleado por la comisaria europea de Justicia, Viviane Reding, en su condena a la expulsión de gitanos comunitarios de Francia, pero se pronunció contra cualquier forma de discriminación de las minorías étnicas.

La Comisión Europea (CE) está "en su perfecto derecho" de velar por el cumplimiento del derecho comunitario y la comisaria lo está en el de manifestarse al respecto, indicó el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert.

Sin embargo, tales pronunciamientos son "de mayor utilidad" si se realizan en un "tono más moderado", añadió la fuente gubernamental, para recordar el compromiso del Ejecutivo contra toda forma de discriminación de las minorías étnicas y la limitación de los derechos fundamentales europeos.

Seifert se refirió así a las duras palabras empleadas por Reding al anunciar la apertura de un procedimiento contra Francia por discriminación, en referencia a la expulsión de gitanos comunitarios.

"La discriminación por etnia o raza no tiene lugar en Europa y es incompatible con los valores de la UE", aseguró la comisaria ante la prensa, para calificar de "vergüenza" la situación, tanto por la discriminación como por el hecho de que una parte del Gobierno francés dijera una cosa en Bruselas mientras se afirmaba otra en París.

"Si no podemos confiar en las garantías dadas por dos ministros en una reunión formal, el papel de la CE se hace muy difícil", insistió.

La comisaria se mostró especialmente dolida por el hecho de que, el pasado 31 de agosto, dos miembros del Gobierno francés, entre ellos el ministro de Inmigración, Eric Besson, defendieron en Bruselas la legalidad de las medidas y aseguraron que Francia no perseguía a las minorías étnicas.

Reding señaló que el Gobierno de París no había informado oficialmente a la CE de la existencia de la circular administrativa que ordenaba a la policía desmantelar los campamentos de gitanos procedentes de Rumanía.

La comisaria europea de Justicia fue muy dura con la política gala de expulsión de gitanos y la comparó implícitamente con la práctica de deportación de judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

"Pensaba que Europa no volvería a ser testigo de este tipo de situaciones después de la Segunda Guerra Mundial", afirmó.