Público
Público

El gobierno alemán dice que los Presupuestos para 2010 son un reflejo de la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, definió los planes de presupuesto del gobierno para 2010 como "un reflejo de la crisis financiera y económica que ha vivido el mundo en el último año y medio".

"Estos planes de presupuesto son un reflejo de la crisis financiera y económica que ha vivido el mundo durante el último año medio y que nos ha afectado de una forma que no hubiéramos podido ni siguiera imaginar antes de la crisis", dijo Schäuble al presentar ante la prensa los planes aprobados hoy por el Consejo de Ministros.

El plan de presupuesto contempla un déficit de casi 86.000 millones de euros, mas del doble que el del año en curso y el más grande de la historia de Alemania desde el fin de la II Guerra Mundial.

"Asumir un déficit así es amargo, pero es necesario para hacer frente a la crisis", dijo Schäuble.

El ministro recordó que en el plan financiero de medio plazo aprobado en 2008, antes de que estallase la crisis, se contaba con que en 2010 el déficit alemán fuera de 6.000 millones de euros.

Eso permite deducir, según el ministro, que cerca de 80.000 millones del déficit que se espera para 2010 se deben a los efectos de la crisis e incluyen tanto una caída de la recaudación fiscal, como los gastos necesarios para paliar los efectos de la recesión.

Entre esos gastos, se incluyen 23.000 millones de euros destinados a la Agencia Federal de Empleo para financiar medidas relacionadas con la crisis como, por ejemplo, los subsidios al régimen de jornada reducida.

"El régimen de jornada reducida ha sido algo importante para frenar el aumento del paro, pero es algo que cuesta dinero", subrayó Schäuble.

Schäuble insistió en que el alto déficit es justificable y necesario y, para responder a una pregunta de cómo puede explicarle eso a una "ahorrativa ama de casa suava" -imagen acuñada por la canciller Angela Merkel como ejemplo de lo que debe ser la política financiera-, se refirió a su propia madre.

"Mi madre era el prototipo del ama de casa suava, pero también era lo bastante mayor para acordarse de la gran depresión de los años veinte y sabía que si los políticos de entonces hubieran reaccionado como nosotros, tal vez nos hubiéramos ahorrado muchos males", dijo Schäuble.

La decisión del gobierno de Merkel de enfrentar la crisis con medidas anticíclicas ha sido justificada con frecuencia con la referencia a los años 20 del siglo pasado, cuando el gobierno alemán reaccionó con una política de consolidación presupuestaria, lo que agravó la situación y terminó allanando el camino al nacionalsocialismo.

Sin embargo, Schäuble advirtió de que en 2011 habrá que retomar el camino de la consolidación presupuestaria, lo que requerirá grandes esfuerzos para poder cumplir con las exigencias del Pacto de Estabilidad y de la misma constitución alemana.

Schäuble admitió que los recursos habituales de la política financiera no serán suficientes para lograr cumplir a partir de 2011 las exigencias de la consolidación y dejó entrever que vendrán duros recortes en todos los sectores, aunque dijo que todavía no tenía sentido entrar en detalles al respecto.

La constitución alemana obliga al gobierno a reducir el déficit en 2016 a 10.000 millones de euros.

"Eso será algo difícil y no bastarán medidas cosméticas", dijo Schäuble.

"Por eso, se necesitarán muchos esfuerzos para que la población entienda la necesidad de la consolidación", agregó.

Además, Schäuble reiteró le necesidad de cumplir con el Pacto de Estabilidad, que establece el 3 por ciento del PIB como tope para el déficit en los países de la Eurozona.

"En este año es posible que cumplamos el criterio del 3 por ciento, pero en años próximos estaremos en torno al 5 ó 6 por ciento y a partir de 2011 habrá que empezar a reducirlo. La credibilidad del euro es importante y Alemania tiene una responsabilidad especial", dijo Schäuble.

El ministro rechazó en repetidas ocasiones responder a preguntas sobre las medidas de consolidación que se deberán tomar a partir de 2011 y a ese respecto sólo descartó expresamente la posibilidad de un aumento del IVA.