Publicado:  10.02.2012 13:47 | Actualizado:  10.02.2012 13:47

El Gobierno aprueba un despido más barato para todos los trabajadores

  • El despido de 33 días lo tendrá que defender el trabajador ante el juez
  • A priori, la indemnización será de 20 días por año trabajado
  • Rebaja la indemnización por despido

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Si la grandilocuencia con que el Gobierno ha presentado la nueva reforma laboral tiene algo que ver con su eficacia, hay motivos para sentirse optimista. "Va a marcar un antes y un después", decía la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santarmaría. Es una reforma "histórica", añadía la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. Además de la retórica, el Gobierno ha comenzado a concretar en qué consistirá esta reforma laboral "equilibrada", según Báñez, "extremadamente agresiva", según el ministro de Economía y Competitividad, Luis De Guindos.

La reforma laboral que, según reconoció el propio Mariano Rajoy en Bruselas, le va a costar al Gobierno "una huelga general" y que va a ser tramitada como un decreto ley, contempla el abaratamiento del despido mediante la rebaja de la indemnización de los 45 días actuales —con un límite de 42 mensualidades— a los 33 días hasta un máximo de 24 mensualidades. En el caso de que el despido sea procedente recibirán una indemnización de 20 días durante un máximo de un año.

Esa cifra es precisamente la clave de la reforma. Porque, a partir de ahora, las empresas tendrán mucho más fácil acogerse a los despidos procedentes —20 días en vez de los nuevos 33—, ya que les bastará con demostrar que sus ingresos o ventas han caído durante tres trimestres consecutivos. La mayoría de las empresas españolas atravesaron por esta situación en España durante el año pasado. Peor aún: el despido de 33 días lo tendrá que defender el trabajador ante el juez porque, a priori, la indemnización será de 20 días por año trabajado.

Las empresas tendrán mucho más sencillo acogerse a los despidos de 20 días

"Objetivaremos mucho más las causas de despido. Eso trae más seguridad jurídica para todo", ha declarado la ministra Empleo y Seguridad Social, Fátima Bañez, quien ha aclarado que "se entiende que concurren causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, en casos tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas, reducción persistente de su nivel de ingresos o ventas (...) se entenderá que la reducción es persistente cuando se produzca durante tres trimestres consecutivos", ha señalado Báñez.

La rebaja del coste del despido no tendrá efectos retroactivos, pero los trabajadores en activo comenzarán a computar 33 días de indemnización por año trabajado a partir de la publicación del Real decreto en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Además, a partir del 31 de diciembre de 2012 no se podrán encadenar contratos temporales más allá de 24 meses.

El Gobierno también ha avanzado que uno de los puntos centrales de la nueva reforma laboral consiste en que los desempleados que estén cobrando una prestación por desempleo tendrán que realizar "un trabajo social para la comunidad". Asimismo, la prórroga máxima de los convenios colectivos vencidos será de dos años, con lo que se pone límite a la denominada "ultraactividad", que permitía el alargamiento prácticamente indefinido de los convenios, ha señalado Báñez.

Entre las novedades también figura un contrato indefinido con un periodo de prueba de un año para emprendedores y empresas de menos de 50 trabajadores, es decir, pymes. Se reorientarán las bonificaciones para apoyar más a jóvenes y parados de larga duración. Habrá bonificaciones de hasta 3.600 euros para contratar a menores de treinta años y 4.500 euros por contratar a parados de larga duración.

Además, se ofrecerá una deducción fiscal de 3.000 euros para empresas de menos de 50 trabajadores en la contratación del primer trabajador de menos de 30 años. Esta ayuda permite que ese trabajador al que saquen del desempleo podrá seguir cobrando el 25% de su prestación. Además, el Estado ofrecerá al empresario una deducción por un año del 50% de lo que recibía el parado por desempleo.

Se creará un contrato estable a tiempo parcial para facilitar la contratación de los jóvenes o personas que, por ejemplo, tengan que cuidar de un familiar. No obstante, Báñez recalcó que se tratará de una vinculación laboral estable, sin especificar a qué se refiere con este adjetivo.

Una medida que también afectará en particular a los trabajadores más jóvenes, es que se acaba, a partir del 31 de diciembre de 2012, con la posibilidad de encadenar contratos temporales más allá de los 24 meses. 

A partir de ahora, los empresarios tendrán la posibilidad de no respetar los acuerdos alcanzados durante la negociación colectiva. Esto es, en opinión del Gobierno, una manera de lograr que haya una mayor flexibilidad interna y que en caso de crisis se opte por adaptarse a las circunstancias en lugar de optar por el despido. Esta flexibilidad afectaría a sueldos u otros derechos de los trabajadores.

Además, los empresarios no necesitarán la autorización previa de la Administración para llevar a cabo un ERE. En esa situación, a los trabajadores ya solo les podrá proteger un juez.

La reforma laboral también contempla que las empresas de trabajo temporal puedan trabajar como agencias de colocación y se aplicarán modificaciones en el contrato para la formación y el aprendizaje: se mantendrá en los 30 años hasta que la tasa de paro baje al 15%, cuando sólo incluirá a aquellos que tengan hasta 25 años. "El trabajador podrá formarse en su propia empresa, como en Alemania", ha detallado  la ministra de Trabajo, Fátima Báñez.

Báñez, como ya había hecho a lo largo de la semana, volvió a recordar que los servicios públicos de empleo solo colocan al 3% de los parados que buscan su ayuda. "Cuando esto sucede, algo falla", afirmó. Para mejorar esa cifra, se buscará la experiencia en la materia de empresas privadas. Harán que las empresas de trabajo temporal funcionen como agencias de colocación.

La norma presentada en la rueda de prensa del Consejo de Ministros de hoy también tienen la intención de combatir el fraude en el cobro de derechos por desempleo y de luchar contra el absentismo laboral. Báñez aseguró que "no se van a rebajar las prestaciones, pero sí van a evitar situaciones de fraude". Para lograrlo impulsarán las inspecciones de trabajo y se buscarán fórmulas para que los desempleados que están cobrando una prestación de desempleo puedan realizar trabajos en beneficio de la comunidad.

Respecto al control del absentismo, se va a desvincular el absentismo individual del trabajador de la media de la plantilla y se buscará el apoyo de las mutuas. La forma en que se concretará ese apoyo quedará recogida en una futura ley de mutuas.

Las empresas de trabajo temporal puedan trabajar como agencias de colocación 

Además la nueva reforma laboral marca una limitación para indemnizar a los directivos de bancos , que recibirán un máximo de dos años de retribución. Si ha habido expediente disciplinario no tendrá derecho a la indemnización. "También se busca dar un trato legal adecuado a los ceses de los directivos de las empresas públicas", ha añadido Sáenz de Santamaría. Las indemnizaciones no podrán superar la menor de las siguientes cuantías: dos años de remuneración fija o dos veces las bases máximas resultantes de los límites fijados por el Gobierno la semana pasada.

La nueva ley pretende cambiar el esquema de la formación profesional para vincular formación profesional a la empresa y para que se aplique a lo largo de toda la vida del trabajador. La forma de concretar esta filosofía será poner en marcha una cuenta de formación en la que se registrará la formación que hace un trabajador durante su vida laboral. El trabajador tendrá derecho a 20 horas de formación al año pagadas por el empresario.

Por último, se realizará una ley de formación profesional en la que se recogerán estos y otros cambios y que se consensuarán con los sindicatos.

PUBLICIDAD

Comentarios