Público
Público

El Gobierno asegura que los ahorros de los clientes de CCM no corren peligro

Solbes la considera una entidad "solvente" sin "ningún agujero financiero" que simplemente atraviesa problemas de liquidez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno aseguró hoy que los depósitos y los ahorros de los clientes de Caja Castilla-La Mancha, intervenida por el Banco de España, están garantizados tanto por el Ejecutivo como por el Banco de España, según la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega.

Estas declaraciones se produjeron tras la aprobación de un real-decreto ley por el que se autoriza conceder un aval del Tesoro a la financiación que otorgue el Banco de España, por un importe máximo de 9.000 millones de euros, a favor de CCM. 

Tanto la vicepresidenta como el ministro de Economía, Pedro Solbes, participaron en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario donde han intentado tranquilizar a los clientes de la caja manchega, a la que calificaron como una 'entidad solvente'.

'Yo estoy bastante tranquilo con las cajas [...]. No hay ningún agujero financiero' en CCM, añadió el titular de Economía, quien explicó que simplemente afrontaba 'problemas de liquidez'.

Solbes añadió que 'no hay ninguna otra entidad' en las mismas 'circunstancias' que CCM, aunque dejó claro que 'nadie es inmune a largo plazo'. Según el ministro de Economía, el sistema financiero español 'sigue siendo enormemente sólido'.

El titular de economía sostuvo que la 'prioridad' del Ejecutivo es que los problemas de las entidades financieras se solventen con soluciones en el ámbito privado, que no han sido posibles en el caso de CCM, lo que ha aconsejado su intervención. Explicó que CCM planteó primero una fusión a Ibercaja y, después, a Unicaja.

'Siempre pensamos que la mejor solución es aquella que permite que el propio sector resuelva los problemas. Desgraciadamente, las gestiones han sido infructuosas, por lo que el Banco de España, mediante el nombramiento de los administradores, toma la iniciativa para buscar una solución, ya que no se ha sido capaz de encontrar una solución en el ámbito privado', relató el vicepresidente.

Solbes dijo que, en cualquier caso, la intervención es una 'medida preventiva' que busca 'minimizar la utilización de recursos públicos' y 'evitar otro tipo de problemas'. También se refirió a la conveniencia de adoptar una decisión sobre la intervención de una entidad financiera durante un fin de semana, dado que evita que se extienda la inseguridad y que los mercados asuman toda la información.

'Con los mercados cerrados es mejor', señaló Solbes, que recordó además que la decisión se ha tomado de forma 'inmediata a la actuación del Banco de España', que fue acordada el viernes.

Solbes insistió en que la operación busca resolver un problema de una caja, que tiene patrimonio neto positivo y que, con ello, 'no estamos inyectando capital público ni nacionalizando, sino tomando una medida pública de aportación de liquidez pública para sanear la caja'.

El Banco de España ha acordado la sustitución de los administradores de la caja por otros designados por el organismo y ha asegurado que la intervención garantiza que la caja cumplirá sus obligaciones, por lo que los depositantes y acreedores 'pueden estar absolutamente tranquilos'.

En un comunicado, el Banco de España recuerda que tiene un patrimonio neto positivo, pero tanto la situación de su capital regulatorio como sus perspectivas financieras aconsejaban 'buscar soluciones que garantizaran su futuro'. Tanto esta medida como el Decreto-Ley aprobado hoy por el Consejo de Ministros aseguran que cumplirá con todas sus obligaciones frente a terceros.

¿Por qué el Gobierno ha tomado esta decisión?
Porque la caja no tenía liquidez suficiente para hacer frente a las obligaciones con todos sus acreedores, es decir, los depositantes, los propietarios de bonos u otros bancos que le prestaron dinero en el pasado. Eso no implica que la caja sea insolvente. Sus activos, según el vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, tiene activos suficientes para pagar sus deudas, pero no puede hacerlos líquidos en este momento. Buena parte de ellos son inmuebles.

¿Qué ayuda se dará a la caja?
El Banco de España le hará un préstamo a la caja para que tenga liquidez para seguir operando. Se estima que necesita entre 2.000 y 3.000 millones de euros, aunque el Gobierno ha previsto hasta 9.000 millones. Todo el dinero que le preste tendrá que ser avalado por el Tesoro.

¿Cómo se va a gestionar ahora la caja?
Tres inspectores del Banco de España tomarán las riendas de la caja, en sustitución de los gestores que había hasta ahora y se centrarán en sanear la entidad financiera con el objetivo último de garantizar su solvencia en el futuro.

¿Cuánto tiempo va a durar esta situación?
No hay un plazo establecido. Dependerá de cuál sea finalmente el destino que quieren darle a la caja. En el caso de la intervención de Banesto, duró apenas cuatro meses entre que se hizo la intervención, se llevó a cabo la subasta y se vendió a Banco Santander.

¿Qué opciones tiene ahora CCM?
Los nuevos gestores buscarán ahora sanear la entidad y para ello procederán a su reestructuración, lo que puede implicar la venta de activos, el cierre de oficinas o la reducción de su tamaño. Según se vaya haciendo ese proceso, se decidirá si es posible que vuelva a ser viable o si es necesario liquidarla. Una de las opciones más probables es que se haga una separación de los activos sanos y de los dañados (los créditos impagados o de dudoso cobro) y se proceda a la venta de la entidad sana mediante subasta. Así se hizo con Banesto.

¿Qué pasa ahora con los ahorros de los clientes?
El Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) avala los depósitos de todos los clientes hasta un máximo de 100.000 euros por titular y cuenta en caso de que una entidad financiera quiebre. En todo caso, en esta ocasión no se trata de la desaparición de la caja, con lo que están asegurados todos los ahorros, independientemente de su cuantía.

¿Qué pasa con las hipotecas?
Los clientes tienen que seguir pagando sus hipotecas como hasta ahora porque la entidad seguirá operando con normalidad.