Público
Público

El Gobierno boliviano sube entre un 57 por ciento y 82 por ciento el precio de los combustibles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno de Bolivia anunció hoy, en ausencia del presidente Evo Morales, que ha viajado a Venezuela, un incremento de entre 57% y 82% en el precio de los principales combustibles, que estaban congelados hace siete años.

El vicepresidente del país, Álvaro García Linera, que ejerce la presidencia interina, y el consejo de Ministros informaron en el Palacio de Gobierno del nuevo coste de las gasolinas y el diesel, además de otras medidas para aminorar el impacto de la decisión en la economía familiar.

El coste del litro de gasolina sube de 0,53 a 0,91 centavos de dólar (72%), de la gasolina premium de 0,68 centavos a 1 dólar (57%) y de diesel de 0,52 a 0,96 centavos de dólar (84%).

García Linera justificó la decisión con el argumento de que era necesario frenar el contrabando a países vecinos de los carburantes que este año recibieron del Estado una subvención de 380 millones de dólares.

Se ha decidido el incremento "para proteger la economía boliviana, para no subvencionar a los contrabandistas, ni a los que tienen cinco carros de lujo", apuntó el vicepresidente.

Según el Gobierno, el valor de los carburantes que eran llevados de forma ilegal a Perú, Brasil, Chile y Argentina era de al menos 150 millones de dólares.

García Linera explicó además que el barril de petróleo en el mercado interno costaba desde hace siete años 27 dólares, pese a que nivel internacional hoy está en 90 dólares, lo que consideró un desincentivo para que las empresas produzcan combustibles líquidos.

Al contrario, se mantiene congelado el precio de la bombona de gas (3,1 dólares) y del gas para vehículos y domicilios.

Para aminorar el impacto de la medida en la economía familiar, el consejo de Ministros decidió que el aumento al salario del 2011 será superior al de inflación del cierre de este año y que la burocracia estatal trabaje desde el lunes en horario continúo.

El Ejecutivo boliviano también decretó congelar el coste de servicios básicos como agua, telefonía y energía eléctrica, y anunció planes de empleo de "emergencia" para los próximos meses.

Asimismo, determinó hacer contrataciones directas de equipo necesario para aumentar la oferta de los talleres que transforman motores de vehículos que usan gasolina al consumo de gas, y redujo a cero el arancel de importación de repuestos para automóviles.