Público
Público

El Gobierno británico estudia el segundo plan de rescate bancario, según un diario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno británico se ha visto obligado a considerar un segundo plan de rescate de los bancos ante la evidencia de que la sequía crediticia ha empeorado pese a los casi 44.000 millones de euros inyectados en el sector financiero el pasado octubre, informa hoy el diario The Times.

Según el periódico, el ministro de Economía, Alistair Darling decidirá en las próximas semanas un nuevo programa de recapitalización de las entidades bancarias, que incluye más dinero fresco, avales estatales más baratos y la compra de activos tóxicos.

El Banco de Inglaterra informó este viernes de que los bancos redujeron el número de préstamos concedidos en el último trimestre de 2008, pese al primer plan de rescate, y pronosticó que la situación empeorará en los primeros meses de 2009.

El banco emisor, que podría volver a reducir la próxima semana las tasas de interés -actualmente en el 2 por ciento, el nivel más bajo desde 1951-, reconoció que ni siquiera el abaratamiento del dinero ha tenido un impacto en la política prestamista de las entidades.

The Times cita fuentes del Ejecutivo, que subrayan que "se mantendrá la presión" sobre los bancos para que faciliten el acceso al dinero de los particulares y de las empresas, elemento fundamental para reactivar una economía en recesión.

Pero las fuentes gubernamentales reconocieron al mismo tiempo que las entidades necesitan en estos momentos una ayuda suplementaria para restaurar los niveles normales de concesión de créditos.

Una de las opciones, según este diario, es que se cree un "banco negro" que se haga cargo de las deudas difícilmente pagables, de manera que el Tesoro se quedaría con esos activos, posiblemente a cambio de la compra de bonos del Estado por parte de las entidades.

Estos activos, considerados los culpables de la crisis financiera internacional, quedarían en manos de una institución oficial, que trataría de gestionarlos con el objetivo final de deshacerse de ellos y completar la "desintoxicación" del sistema bancario.

La idea, según el conservador The Times, sería similar a la del secretario estadounidense, Henry Paulson, en una iniciativa que fue descartada porque Washington optó finalmente por la opción británica de inyectar dinero directamente en los bancos.

El primer ministro británico, el laborista Gordon Brown rescató en octubre a los bancos de la City londinense capitalizando las instituciones en crisis y dándoles acceso a liquidez inmediata y a fondos a tres años vista, y su ejemplo fue seguido por todos.