Público
Público

El Gobierno busca la paz con los controladores antes de Navidad

El colectivo quiere mantener su poder para organizar el trabajo. Los 2.400 empleados que vigilan los cielos españoles cobran de media casi 350.000 euros, el triple que los franceses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los controladores aéreos son 'el único colectivo capaz de derrocar a cualquier Gobierno'. Así lo dijo hace casi un año el presidente de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (Usca), Juan María García Gil, y parece que lo tiene muy presente. Este beligerante sindicato se muestra seguro de su capacidad de presión en la negociación del convenio colectivo, que ya ha provocado algunos incidentes en los aeropuertos de Madrid y Canarias. Mientras, la empresa pública de aeropuertos, AENA, busca un 'acuerdo de grandes líneas antes de fin de año'.

Así lo explicó a Público Carmen Librero, directora de Navegación Aérea de AENA. Se busca la paz en los aeropuertos en época navideña, plagada de viajes por todo el territorio. Hoy por hoy es una incógnita saber si se logrará. Las dos partes tienen una reunión crucial pasado mañana en la que AENA contestará a la propuesta que les ha hecho llegar Usca, que juzga 'mejorable'. En ella figura la proposición reiterada de los controladores de ampliar un 45% la plantilla para que el 30% de las horas de trabajo no sea extra. AENA también quiere reducir horas extra, que se pagan al triple de la normal.

Reunión crucial el martes entre la empresa pública y el sindicato Usca

Dos son los caballos de batalla del convenio sobre el que las partes llevan casi un año sin ponerse de acuerdo. El más llamativo, y también el que menor dificultad presenta a priori, es el recorte drástico de sueldos para los 2.400 empleados que mandan en los cielos españoles. Su retribución es estratósférica: casi 350.000 euros de media al año, el triple que los controladores franceses, según los datos de Euro-control.

El 72% del presupuesto de navegación aérea de 2009, que asciende a 1.041 millones, se va en la nómina de los controladores, lo que arroja una media de 312.000 euros. Los controladores dicen que su sueldo no es tan alto y que 'si la empresa lo ha firmado es porque cree que es justo', señala Rafael López, portavoz de Usca. El presidente del sindicato rehusó, por 'problemas de agenda', explicar su versión, lo que sí ha hecho AENA.

El gestor de aeropuertos quiere recortar un 25% la retribución de este colectivo en 2010, y en torno al 50% hasta 2014. El sindicato 'se muestra más receptivo que hace un año por la situación de crisis y porque ven que hay poco margen de actuación', señala Carmen Librero. Usca asegura que no ponen 'ningún obstáculo económico'.

El otro caballo de batalla es el verdadero problema, según coinciden las dos partes, y consiste en que AENA recupere la capacidad para organizar el trabajo de los controladores, un poder que ellos se resisten a perder. 'No queremos soltar esa capacidad', dice Usca. Lo van a tener difícil porque es uno de los objetivos que se marca AENA, junto al recorte de salario y al aumento de un 20% en la productividad. Pero los controladores tienen el arma de poder paralizar los aeropuertos.