Publicado: 21.02.2014 17:30 |Actualizado: 21.02.2014 17:30

El Gobierno cambia la ley para poder reabrir la central nuclear de Garoña

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Consejo de Ministros ha modificado hoy el Reglamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas (RINR) que permitirá a la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) solicitar la renovación de su licencia y su posible reapertura antes del próximo 6 de julio. La modificación introduce la posibilidad de que, tras la declaración del cese de actividad de una instalación nuclear, su titular pueda solicitar la renovación de la autorización de explotación, "salvo que existan razones de seguridad que lo impidan y siempre que no haya transcurrido más de un año desde la declaración del cese".

Además, el Gobierno, a propuesta del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, ha dado luz verde además a un Real Decreto que aprueba el Plan General de Residuos Radiactivos que aplicará el principio de reducir la generación de residuos radiactivos "al mínimo posible", además de cargar el coste de su gestión y la responsabilidad principal de los mismos "a quienes los hayan generado".

Las organizaciones ecologistas han calificado de "inadecuada" la decisión del Consejo de Ministros que abre la vía a la reapertura de Garoña, informa Europa Press. Así, la portavoz de Amigos de la Tierra, Liliane Spendeler considera "totalmente inadecuada" esta decisión porque los "grandes" desafíos ambientales no pasan por ampliar la vida útil de las centrales nucleares, a las cuales considera "parte del problema y no de la solución" de la cuestión energética.

Además, ha advertido de que las centrales nucleares presentan en sí mismas problemas de seguridad por lo que si se les alarga la vida útil serán "cada vez más peligrosas" ya que al envejecer presentarán mayores problemas de seguridad. "Es una irresponsabilidad del Gobierno ante su tarea de proteger el medio ambiente y la salud humana", ha asegurado.

Por su parte, la responsable de energía de Greenpaece ha reclamado el "desmantelamiento inmediato" de la planta atómica y ha puesto en duda que Endesa e Iberdrola, dueñas de la central estén dispuestas a continuar con las inversiones que requiere Garoña, al tiempo que estima que, como empresas, tendrían que asegurarse que los siguientes gobiernos no darían marcha atrás y determinaran el cese de la actividad.

Ha explicado, asimismo, que la renovación de la licencia y las actuaciones necesarias para poner en marcha la planta "tardarán años". "A pesar de que el Gobierno pone por tercera vez la alfombra roja a Garoña, puede que el titular no solicite su reapertura porque tiene muchas actuaciones que hacer y llevará años", ha valorado. En este contexto, ha recordado que Garoña no ha implantado aún todas las mejoras por envejecimiento impuestas en su renovación de licencia condicionada ni tampoco las mejoras que le impuso el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) a raíz de las pruebas de resistencia realizadas al parque nuclear tras el accidente en la central japonesa de Fukushima Daiichi.

Por ello, estima que para que al titular le salgan las cuentas, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, "va a necesitar hacer algo más que quebrantar el Reglamento sobre instalaciones nucleares y radiactivas" sino también "asegurar que los futuros gobiernos respeten su decisión". Ante la aprobación del Real Decreto para la gestión de combustible gastado y los residuos radiactivos, la ONG ha manifestado su "profundo desacuerdo con la falta de responsabilidad del Gobierno", que para satisfacer las necesidades económicas de Nuclenor está aumentando la incertidumbre legal, económica y de seguridad nuclear.

Por su parte, para Ecologistas en Acción este decreto debería mejorar la seguridad de la gestión de los residuos de alta actividad pero, paradójicamente, se utiliza para tramitar la reapertura de las instalaciones nucleares y radiactivas un año después de ser clausuradas, reduciéndose las garantías de seguridad. Por ello, opina que se trata de una "nueva cesión a las empresas eléctricas" por parte del Gobierno.

En este sentido, el portavoz nuclear de Ecologistas en Acción, Francisco Castejón, cree que esta medida es "escandalosa" porque modifica el Reglamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas "a la medida de Garoña" y esto provoca un "importante boquete" en la seguridad, al permitir que las instalaciones soliciten su reapertura, abreviando los procedimientos habituales que daban mayores garantías sobre el estado de las instalaciones, cuando no se trate de motivos económicos.

Igualmente, ha advertido de que hasta la fecha, el Gobierno ha dado "varias oportunidades" para mantener Garoña y a su titular "no le ha interesado", por lo que Nuclenor ha hecho quedar al Ejecutivo como el "principal interesado" en su continuidad. "A pesar de todas estas cesiones del Gobierno, es muy probable que Nuclenor siga sin tener interés en reabrir la central, puesto que su lamentable estado supone en sí mismo una gran incertidumbre tecnológica", ha concluido.