Público
Público

El Gobierno catalán prepara una ley para que la mitad de las películas se estrenen dobladas o subtituladas al catalán

La Conselleria de Cultura de la Generalitat de Cataluña prepara la primera Ley del Cine porque en el cine ha habido "unas hegemonías que han mantenido la situación que había cuando terminó el franquismo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Generalitat de Catalunya quiere equilibrar el 'déficit histórico' del cine en catalán con la Ley del Cine, que pretende que se distribuya el mismo número de películas en castellano que en catalán en las salas catalanas.

El conseller de Cultura, Joan Manel Tresserras, ha declarado esta mañana a Catalunya Ràdio que la ley, que se podría aprobar dentro de un año, quiere 'garantizar el derecho de los catalanes a poder ver cine en las dos lenguas oficiales, así como fomentar la distribución y exhibición de películas en versión original'.

La promoción de las versiones originales subtituladas en catalán se financiaría cobrando un pequeño impuesto sobre las películas dobladas.

Este equilibrio ya se da en otros ámbitos de la cultura, como el teatro, la prensa escrita, la radio o televisión. El cine, sin embargo, es 'el agujero negro' de la cultura en catalán desde hace 30 años: la oferta de cine en catalán no llega al 3%.

En el cine 'el mercado en catalán no ha funcionado' porque ha habido 'unas hegemonías que han mantenido la situación que había cuando terminó el franquismo', lo que Tresserras calificó de 'déficit democrático' y 'anomalía del sistema cultural'.

La ley prevé, en el caso de las películas dobladas, un impuesto sobre el doblaje. Tresserras entiende que la inmensa mayoría de las películas que se exhiben en Catalunya son americanas y las divisiones españolas de las grandes distribuidoras crean este 'déficit democrático'. En el caso de las cintas subtituladas, se va a exigir que se distribuya el mismo número de obras en catalán que en castellano.

El espíritu de la ley nace del profundo respeto por el cine en versión original, ya que ayuda al ciudadano a familiarizarse con otras lenguas.

La entrada en vigor de la ley será progresiva, en el sentido de que está previsto que en el primer año un 30% de los filmes sea en catalán, en el segundo se llegue al 40% y en el tercero, se fije en el 50%. De esta manera, las distribuidoras tendrán el tiempo necesario para adaptarse al nuevo marco legal.

El caso de las películas rodadas originalmente en castellano o catalán, evidentemente, quedan exentas de esta normativa.

El PSC defiende lograr un 'equilibrio progresivo' para que el catalán y el castellano sean dos opciones alternativas para los ciudadanos de Cataluña a la hora de ir al cine.

De esta forma, el diputado en el Parlamento catalán Josep Maria Balcells aplaudió la iniciativa de la Conselleria de Cultura, que prevé obligar a las distribuidoras a doblear o subtitular al catalán la mitad de las películas extranjeras.

En declaraciones a los periodistas en los pasillos del Parlament, Balcells constató que el catalán sufre un 'desequilibrio' actualmente, por lo que vio 'positivo' hacerle frente.

Además, remarcó que la ley también tiene por objetivo reforzar el cine catalán y la industria cinematográfica en su totalidad, desde su vertiente cultural, pero también económica.

Añadió que esta ley comienza ahora su camino, y necesitará el diálogo con todo el sector y con los grupos parlamentarios.

Sobre las reticencias que podrían tener las distribuidoras, admitió que 'no será fácil' abordar este asunto. 'Pero pienso que desde Catalunya tenemos que poderlo defender', concluyó.