Público
Público

El Gobierno confía en que baste con pagar un rescate

Los secuestradores tenían fusiles de asalto que dispararon al aire cuando capturaron a los tres cooperantes catalanes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los servicios de información rastreaban ayer las páginas web de los islamistas radicales en busca de un comunicado o vídeo de reivindicación del secuestro de tres cooperantes españoles el pasado domingo en Mauritania. La principal hipótesis apunta a que los autores del secuestro son miembros de Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI), nacida a principios de 2007 de la fusión de las principales organizaciones yihadistas del Magreb, aunque no se descarta que un grupo tribal esté detrás con la intención de 'vender' los rehenes a los terroristas.

La valoración del riesgo que corren Albert Vilalta, Roque Pascual y Alicia Gámez tendrá que esperar a la reivindicación del secuestro. El comunicado puede demorarse días, incluso semanas, según fuentes de la lucha contra el terrorismo islamista. En él se recogerán las exigencias de los autores y los expertos no descartan que incluyan las habituales referencias a la presencia de tropas españolas en Afganistán o al antiguo Al Andalus. Incluso podrían exigir la libertad de compañeros encarcelados en Mauritania.

En todo caso, los agentes antiterroristas confían en que la auténtica exigencia para liberar a los españoles sea el desembolso de una importante cantidad de dinero, como ha ocurrido en otras ocasiones con el secuestro de ciudadanos europeos. En 2003, Alemania pagó cinco millones de euros a los salafistas argelinos por la libertad de 32 turistas. Pero la primavera pasada, el Gobierno británico se negó a liberar al líder yihadista Abu Qutada y a entregar 10 millones de euros por la libertad de Edwain Dyer. Este turista, que había sido secuestrado en Níger a principios de año, se convirtió en el primer rehén occidental ejecutado por AQMI. Los expertos creen que los terroristas se habrían olvidado de Abu Qutada si el Ejecutivo de Gordon Brown hubiera accedido a pagar el rescate.

Agentes españoles operan en la zona por su importancia estratégica 

El secuestro de los españoles se produjo a 170 kilómetros de la segunda ciudad de Mauritania, Nouadibu, en la carretera que va hacia Nouakchott, la capital. Es una zona desértica, como la práctica totalidad del país que, sin embargo, no había vivido episodios de este tipo en el pasado. Exteriores avisa en su web del alto riesgo de atentados y secuestros en Mauritania, pero esa región no está entre las señaladas como más peligrosas.

La Caravana Solidaria 2009 recorría el trayecto de Tánger al sur de Senegal por noveno año consecutivo repartiendo ayuda humanitaria. Estaba compuesta por seis camiones y cinco todoterrenos, 37 personas en total. En el último viajaban los tres cooperantes secuestrados, tres kilómetros por detrás del vehículo que les precedía. Sus compañeros llegaron a recibir un aviso por radio de que eran interceptados por hombres con metralletas. Cuando regresaron, encontraron el todoterreno vacío, con las puertas abiertas, pero con el material que trasladaba intacto. En el lugar se encontraron ocho casquillos de munición gruesa, correspondiente a fusiles de asalto y ningún impacto en el coche, ni sangre en el suelo. Sólo las marcas de ruedas indicaban que los secuestradores sólo habían utilizado un vehículo en la acción.

En la investigación participan las antenas que el CNI tiene en Nouakchott y Nouadibu. Mauritania es un país de importancia estratégica para los intereses españoles desde 2006, año en el que se detectó un espectacular aumento de la salida de cayucos con destino a Canarias. Además, Mauritania está siendo utilizada por las redes internacionales de tráfico de cocaína como almacén de la droga que llega procedente de Suramérica y que, posteriormente, es trasladada a Europa por las vías utilizadas en el pasado para introducir el hachís.

Además de los policías nacionales que integran la Agregaduría de Interior, hay una treintena de guardias civiles en Nuadibú para atajar la salida de cayucos. Cuentan con un helicóptero y dos embarcaciones, dispuestos a ser requeridos, al igual que el avión CN-235 del Instituto Armado con base en Dakar.

El ministro Miguel Ángel Moratinos ya ha hablado con los presidentes malí y mauritano y desde Estoril calificó ayer el secuestro de 'desgraciado, dramático e inaceptable', informa Gonzalo López Alba. Mauritania ha puesto ya en marcha una batida con cinco patrullas por tierra y dos aviones del Ejército ante el temor de que los secuestradores alcancen un escondite seguro en Mali. La frontera de ambos países recorre miles de kilómetros de desierto que escapan al control de la Gendarmería mauritana.

Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI) bautizó hace semanas su productora de vídeos para Internet con el nombre de Al Andalus, según difundió en un comunicado. Los expertos prevén que los terroristas seguirán una estrategia de difusión “viral” en Internet. Así, Al Andalus grabará un vídeo o emitirá un comunicado que será difundido por las páginas web defensoras de la yihad. Los lectores colgarán en sus blogs personales ese comunicado y de ahí pasará a los foros de discusión, hasta que finalmente sea recogido por una agencia internacional. En todo ese proceso se respetará el original del comunicado de Al Andalus para que su autenticidad no revista duda y sirva como reivindicación de la autoría. AQMI llamó a su productora Al Andalus por ser “el paraíso perdido de los musulmanes, que durante ocho siglos fue de su propiedad”.