Público
Público

El Gobierno confía en sus previsiones aunque no vacilará en tomar nuevas medidas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, dijo hoy que las previsiones económicas del Ejecutivo para 2010 siguen "plenamente vigentes" y confió en que las de 2011 sean igualmente acertadas, si bien aseguró que si son necesarias medidas de ajuste adicionales, éstas se adoptarán "sin vacilar".

Durante su intervención en el debate de totalidad de los presupuestos generales del Estado para 2011 en el Congreso, Salgado reconoció que la economía mundial aún está sujeta a "una elevada incertidumbre", por lo que el Gobierno no vacilaría en adoptar medidas adicionales si llegaran a ser imprescindibles.

Al término de su intervención el pleno quedó suspendido hasta las 16.00 horas, tras lo cual Salgado dijo a los medios de comunicación que el debate de la tarde "será complicado", pero subrayó que "el Gobierno "tiene argumentos" para defender sus presupuestos.

Previamente, Salgado reconoció ante la cámara en que el cálculo del Gobierno de que el PIB avance el 1,3% el próximo año es "unas décimas superior a la previsión de algunos organismos internacionales", aunque señaló que es una estimación "realista".

Dijo que el Ejecutivo espera una recuperación más rápida del consumo privado -gracias a la recuperación de la confianza- que la que prevén otras instituciones públicas y privadas y recordó que en 2010 las previsiones fueron acertadas, "más incluso que las que hicieron los principales organismos y analistas privados".

En este sentido, aseguró que el cuadro macroeconómico del Ejecutivo "es plenamente compatible con los indicadores conocidos hasta la fecha, lo mismo que las previsiones de 2011".

La ministra incidió en que la economía española está saliendo de la crisis más grave de los últimos 70 años y ha iniciado una recuperación "lenta pero coherente con los presupuestos del año pasado".

No obstante, avanzó que frente a la crisis "no caben atajos ni esperar milagros" y dijo que el Ejecutivo continuará adoptando medidas ambiciosas dentro de la estrategia de la Ley de Economía Sostenible, "ya que el crecimiento sostenido y la reducción del desempleo pasan por continuar reduciendo el déficit público".

Al respecto, insistió en seguir con medidas estructurales y se refirió a la urgencia de reformar el sistema de pensiones, una reforma "de calado" y "esencial" para garantizar la sostenibilidad de las pensiones a futuro, a pesar de la "solidez" actual del sistema, que terminará el año con un superávit del 0,2%.

También hizo referencia a otra reforma pendiente, la de las políticas activas de empleo, para la que el Ejecutivo buscará el "máximo consenso con los agentes sociales".

De la ya aprobada reforma laboral, precisó que aún es pronto para valorar sus efectos, si bien explicó que los primeros datos de contratación tras su entrada en vigor "son alentadores", mientras que de la reforma y concentración del sector de las cajas de ahorros destacó que han salido una entidades reforzadas que contribuirán a la recuperación económica.

Salgado subrayó que los presupuestos de 2011 son "razonables" y ayudarán a una recuperación gradual de la economía para que el año que viene la economía española se sitúe al mismo ritmo de crecimiento que la media de la UE y para que en 2013 "sea superior".

Puntualizó que los presupuestos están diagnosticados desde el realismo y desde la disciplina con el objetivo de reducir el déficit público al 3% en el año 2013, pero sin olvidar la cohesión social.

"La recuperación económica pasa por la austeridad y por las reformas estructurales, dos ejes complementarios de una misma estrategia", aseveró.