Publicado: 09.01.2014 08:00 |Actualizado: 09.01.2014 08:00

El Gobierno contenta a las víctimas con una operación contra los abogados de los presos de ETA

Lokarri dice que Zulueta y el resto de detenidos han desempeñado "una labor clave" en las decisiones del EPPK.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La operación policial de este miércoles, en la que han sido detenidas ocho personas vinculadas a los aparatos de interlocución de los presos de ETA, supone un duro golpe para a los encarcelados, en pleno proceso de desarticulación de su estructura "militar", y también al conjunto de la izquierda abertzale en un momento especialmente delicado.

Hace cuatro días un amplio grupo de expresos dio un paso histórico aceptando "toda su responsabilidad en lo relativo a las consecuencias del conflicto", un anuncio que venía poco después de que el colectivo de presos EPPK reconociera igualmente la "responsabilidad" del daño causado" y anunciase que impulsaría la reinserción invidividualizada de sus integrantes. Estos pasos han sido reconocidos por amplios sectores de las fuerzas políticas y sociedad civil vasca como "fundamentales" para el proceso de paz. Sin embargo, el Gobierno del PP no hace ningún gesto, viéndose acorralado por las críticas y ataques cada vez más directos de las asociaciones de víctimas del terrorismo y sus sectores más ultras, a los que debe calmar para mantener la unidad del partido.

Los arrestados forman parte del grupo que se constituyó en julio de 2012 para hacer de interlocutores con los presos de ETA y propiciar contactos con agentes políticos vascos e internacionales con el objetivo de buscar una solución a los internos de la banda. Además, la propia plataforma Lokarri ha manifestado en un comunicado que la "labor de los detenidos ha sido clave para facilitar" las últimas decisiones de los presos.

La tensión del proceso de paz puede llegar a romper el PP por la derecha Los anuncios hechos por los presos y expresos abrían la puerta a resolver precisamente la cuestión central que se pone encima de la mesa a la hora de la completa disolución de ETA, que ha de jugar hasta el final la carta de sus miembros en prisión antes de desaparecer. La declaración del EPPK sin duda apuntaba a que los presos pudieran arrepentirse individidualmente y obtener así beneficios penitenciarios, a los que no pueden acceder mientras sigan vinculados políticamente a la organización de ETA.

La ofensiva que han lanzado las asociaciones de víctimas desde que el Gobierno se vio obligado a acatar la anulación de la doctrina Parot ha resquebrajado al PP. Ya han criticado en varias ocasiones públicamente al ejecutivo de Rajoy, un golpe que entre sus bases duele más que los casos de corrupción. Mientras, sectores de las bases conservadoras, con al presidente de Denaes (Fundación por la Defensa de Nación Española) y ex parlamentario vasco, Santiago Abascal, a la cabeza, apelan ya a la necesidad de una alternativa por la derecha al PP con la que canalizar su descontento por esta cuestión.

Tras haber intentado que se prohibiera y expresado sus quejas ante el juez por haber permitido el acto de los expresos de ETA en Durango, la AVT, Dignidad y Justicia y el PP anunciaron que están estudiando acciones legales contra sus organizadores, puesto que encuentran que "hay material" para investigar si hubo enaltecimiento del terrorismo. "Supone un delito de enaltecimiento del terrorismo y de humillación de las víctimas tipificado en la ley. Creemos que es así aunque el juez Pedraz no lo comparta", manifestó la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza, en referencia a la decisión del magistrado de la Audiencia Nacional de no prohibir el acto.

Pretende ser "la mayor ocupación de espacio público de la historia reciente de Euskal Herria" Además, esta operación también llega tres días antes de la manifestación de Bilbao prevista para el próximo sábado por el fin de la dispersión y los derechos de los presos. Esta marcha, convocada por la red ciudadana Tantaz Tanta (gota a gota) se espera que sea una de las más amplias desde hace mucho tiempo y a ella acudirán amplios sectores de la sociedad civil. Incluso el clero vasco ha anunciado su participación. La "marea" que pretenden llenar "gota a gota" con miles de ciudadanos tiene como objetivo realizar "la mayor ocupación de espacio público de la historia reciente de Euskal Herria".

El objetivo de esta iniciativa es "desembocar en un mar común, porque el momento histórico así lo exige". Y esto, "lo exige la mayoría social del país, las gentes que vivimos y soñamos en estas plazas, las que no pensamos en las próximas elecciones sino en las generaciones venideras". De esta forma, se autoproclaman como "gotas diferentes que confluyen en el lema Derechos humanos, resolución, paz. Euskal presoak Euskal Herrira".

Lokarri, Red ciudadana por el acuerdo y la consulta, ha criticado "la respuesta destructiva" del Gobierno al EPPK con las detenciones de varios de sus interlocutores y ha asegurado que la pretensión del Gobierno de Mariano Rajoy es "detener la esperanza en una pronta consolidación del proceso de paz", según recoge Europa Press.

Lokarri: "Es una respuesta destructiva que no pretende más que detener la esperanza"

En un comunicado,ha afirmado que el año 2014 "ha comenzado con esperanzas renovadas en las posibilidades de avanzar en el camino de consolidar la paz y la convivencia". Tras señalar que "la inmensa mayoría de partidos, organizaciones sociales y medios de comunicación valoraron el comunicado del EPPK como positivo en la medida en que abre nuevas oportunidades en el proceso de paz", ha señalado que, "al mismo tiempo, se daba por descontado que, pese al cambio producido en las propuestas del colectivo de personas presas, el Gobierno de España no iba a hacer nada ni para humanizar la política penitenciaria ni para promover la reintegración".

"Desafortunadamente, su posición desde el final de la violencia de ETA ha consistido en no contribuir activamente al proceso de paz y de convivencia, desoyendo incluso las peticiones del Gobierno vasco y, en definitiva, haciendo una grave dejación de la responsabilidad que tiene con la sociedad vasca de ayudarnos en esta importante tarea", ha destacado. En este sentido, ha apuntado que "ahora, solo unos días después del mencionado comunicado del EPPK", se ha conocido "su respuesta en forma de detención de algunas de las personas que constituyen el grupo de interlocutores del colectivo de personas presas". Añade que "es una respuesta destructiva que no pretende más que detener la esperanza en una pronta consolidación del proceso de paz".