Publicado: 06.02.2014 10:30 |Actualizado: 06.02.2014 10:30

El Gobierno de Cospedal estudia rebajar la ayuda a una niña con una enfermedad rara

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Plataforma en Defensa de la Ley de Dependencia en Castilla-La Mancha ha denunciado que la Junta de Castilla La-Mancha ha rebajado el grado de dependencia —y por lo tanto, la prestación económica que recibía por ello— a una niña de nueve años con una enfermedad rara que necesita vigilancia las 24 horas del día.

La pequeña, que tenía reconocido un grado de dependencia severa (grado 2), sufre Síndrome de Ondine, una enfermedad que hace que cuando se queda dormida deja de respirar. Durante la noche debe estar conectada a un respirador con señales de alarma y ha de tener una traqueotomía de forma permanente. Sin embargo, en la última revisión de oficio y "a pesar de los múltiplos informes médicos que demuestran que la niña no ha experimentado ninguna mejoría", se le ha rebajado a grado de dependencia moderada, por lo que "pierde la prestación económica por cuidados en el entorno familiar", insiste la plataforma. Este caso se suma al de un niño con parálisis cerebral severa al que, hace un mes y medio, el Ejecutivo dirigido por María Dolores de Cospedal retiró la prestación y ofreció como alternativa un centro de enseñanza de educación especial reglado. Finalmente, y gracias a la denuncia de la plataforma, la consejería se echó atrás y le mantuvo la ayuda.

La Consejería de Sanidad de Castilla La-Mancha, sin embargo, niega que se le haya retirado dicha prestación. Fuentes del departamento han explicado a Público que la revisión de oficio que se le realizó el mes pasado le atorgó 37 puntos (grado 1), uno más que los que recibió en 2010. Entonces, la niña tenía seis años y aunque por su puntuación (36) se le debería haber concedido un grado 1 de Dependencia (de 51 a 75 puntos), los técnicos le dieron un grado 2 porque a esa edad y debido a su patología "no era viable valorar adecuadamente" las condiciones y las actividades de la vida cotidiana que iba a tener que desarollar, cuenta la consejería. Ahora, con nueve años, sí se puede valorar y, por ese motivo,  le han dado el grado 1 que le corresponde por su puntuación ahora y hace cuatro años.   

La consejería insiste en que la decisión no está aún tomada dado que debe reunirse con la madre de la niña para efectuar un nuevo plan de atención individualizada. El departamento critica "la irresponsabilidad" de las acusaciones de la plataforma por el "ataque" que suponen a la profesionalidad de los técnicos de la consejería.