Público
Público

El Gobierno creará una comisión de diplomacia pública presidida por Zapatero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha avanzado hoy que el Gobierno creará en esta legislatura una comisión de diplomacia pública, que estará presidida por el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, encargada de analizar la proyección española en el exterior.

Moratinos ha inaugurado la V Conferencia de Embajadores de España, una cita que se repite de manera bienal desde el año 2000 y que en esta ocasión reúne en Madrid a 130 jefes de misiones diplomáticas españolas en el extranjero.

Sorprendido de que en un país como España "con una lengua tan extendida y una cultura tan atractiva" no haya contado hasta ahora con una estrategia de diplomacia pública, el ministro ha afirmado que en esta legislatura se constituirá la citada comisión.

De ella formarán parte miembros del Gobierno, de la sociedad civil, de medios de comunicación, de la cultura y de la empresa, y se dedicará cada año a analizar la proyección de España en todos los ámbitos y a proponer futuras líneas de actuación.

A los embajadores les ha garantizado que la colaboración con Estados Unidos será más estrecha y que madurará en el futuro, independientemente de quién gane las próximas elecciones presidenciales en ese país, porque ambos Estados tienen intereses compartidos y agendas comunes.

Por eso ha asegurado que el Gobierno "no ahorrará esfuerzos en ese empeño".

En la reunión de hoy Moratinos ha trasladado a los embajadores españoles las líneas maestras de la política exterior española para los próximos cuatro años y ha constatado que España es un país defensor de la paz, solidario y generoso en la lucha contra la pobreza, defensor de la justicia y la solidaridad, comprometido con los Objetivos del Milenio.

Según ha explicado, el Gobierno considera prioritario avanzar en la reforma del sistema de Naciones unidas y, en esa dirección, trabaja en diferentes frentes, en particular con propuestas para la modificación del Consejo de Seguridad.

Comprometida con el proyecto de una Europa "más eficaz", solidaria y próspera, España afrontará la Presidencia de la UE en el primer semestre de 2010 como una oportunidad política de mostrar al resto su compromiso con estos valores.

Los compromisos con la UE impregnarán de manera transversal todas las acciones del Gobierno en el exterior, ha dicho Moratinos, en cuya opinión España puede incrementar su influencia en el mundo y contribuir a la gobernanza mundial.

Durante ese semestre ha citado varios asuntos en los que se hará especial hincapié, como contribuir activamente para hacer una economía más competitiva, orientada a la creación de empleo; fomentar el papel activo de la UE en la lucha contra el cambio climático; desarrollar una robusta política europea en igualdad, o reforzar el papel de la UE como garante de la paz mundial.

También ha recalcado que el Gobierno respaldará la puesta en marcha del plan de acción de Naciones Unidas sobre armas cortas y ligeras, así como la negociación del tratado internacional del comercio de armas.

Además intensificará la labor política en el ámbito de la no proliferación de armas nucleares y de destrucción masiva, y abogará por la entrada en vigor del tratado para la prohibición completa de ensayos nucleares y para una iniciativa global destinada a combatir el terrorismo nuclear.

Para el Gobierno, la OTAN debe seguir siendo un instrumento para el diálogo político que enfoque la seguridad mundial como un sistema único y globalizado.

No habrá paz, sin embargo, mientras haya pobreza, ha advertido Moratinos, convencido de que existen las condiciones materiales para erradicar el hambre en el mundo en el primer cuarto del siglo XXI, porque se trata de una cuestión que, bajo su prisma, sólo depende de la voluntad política de hacerlo.

Ante el agravamiento de las desigualdades a escala mundial, ha anunciado que España propondrá una importante iniciativa en la próxima reunión de alto nivel de lo Objetivos del Milenio, que se celebrará próximamente en Nueva York.

Sobre el Plan África 2009-2012, ha avanzado que su redacción está prácticamente culminada, antes de mostrar su seguridad en que una acción concertada de los países donantes podría "hacer cambiar el rumbo de las cosas", habida cuenta de que no se trata de un continente pobre, sino empobrecido.

Respecto al Magreb y Oriente Próximo, ha incidido en que los intereses españoles más inmediatos están ligados a la estabilidad y el desarrollo de los países del Mediterráneo, al avance de la colaboración en el Magreb y al proceso de paz en Oriente Medio, donde España "es un actor reconocido y bienvenido en todos los procesos en paz en curso".