Público
Público

El Gobierno culpa al PSOE del bajo nivel educativo de los españoles

España está muy por debajo de la media de la OCDE y la UE en comprensión lectora y aritmética básica, según el último informe 'PISA para adultos'. También es uno de los países que meno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

España está 21 puntos por debajo de la media de los países de la OCDE y 19 por debajo de los de la UE en comprensión lectora. Y 26 y 22 puntos por debajo, respectivamente, en competencias matemáticas. ¿De quién es la culpa? "De los gobiernos socialistas". Así lo insinúa el Ministerio de Educación, que en la nota de prensa con los resultados del último informe del Programa Internacional para la Evaluación de la Competencia de los Adultos (PIAAC, por sus siglas en inglés), incide en que "el avance educativo" de la población se estancó tras la entrada en vigor de la Logse (Ley Orgánica General del Sistema Educativo, vigente entre 1990 y 2006). La secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Montserrat Gomendio, también hizo hincapié en ello, ayer, durante la presentación del documento.

Los resultados del citado informe, un "PISA para adultos", se extraen de las pruebas realizadas a 157.000 personas de 23 países. "Cada administración nacional es responsable de la elaboración de la muestra, la traducción de los instrumentos de evaluación y los cuestionarios, la aplicación de la encuesta y el procesamiento de datos", aclara el documento en cuanto a la metodología. En España, el estudio está realizado por el Instituto Nacional de Evaluación Educativa del departamento que dirige José Ignacio Wert, en colaboración con  el Servicio Público de Empleo Estatal y el Instituto Nacional de Estadística. La muestra consta de 6.055 individuos de entre 16 y 65 años, con representación de todas las comunidades autonómas y un 14% de inmigrantes. Se realizó entre septiembre de 2011 y marzo de 2012.

Los resultados no son muy alentadores. En España, un "adulto medio" alcanza sólo el nivel dos en competencias lectoras y aritméticas. En una escala que va desde "inferior a uno" hasta el nivel cinco, ello significa, por ejemplo, que a los españoles les cuesta "extraer conclusiones de una lectura", sobre todo, si ésta tiene cierta complejidad, como El Quijote, aclaró Gomendio. También saben "realizar cálculos matemáticos sencillos", pero "no entienden el gráfico del recibo de la luz". Asimismo, asegura el Ministerio, "no son capaces de encadenar cálculos aritméticos de forma correcta para hallar el precio final de la compra". 

Los "adultos medios" no entienden 'El Quijote' ni el recibo de la luz y no saben calcular el precio final de la compra, asegura Educación

Además, los mejor formados de España están por debajo de los niveles medios de países como Japón u Holanda, entre otros. Es decir, los universitarios españoles no alcanzan las competencias en lengua y matemáticas de quienes sólo tienen el título de Formación Profesional o Bachiller en dichas regiones. Así, en comprensión lectora, mientras los españoles con educación terciaria (superior) alcanzan una puntuación de 282, en Japón, los bachilleres o quienes tienen un título de FP de grado medio puntúan con 289. Holanda alcanza los 287 y Australia nos iguala con 282. En el área matemática, los bachilleres eslovacos, austríacos y daneses obtienen la misma puntuación que los universitarios españoles (278); y los suecos, japoneses y holandeses los superan con 280, 282 y 284 puntos, respectivamente.

A la presentación del estudio acudieron también Yves Leterme, secretario general adjunto de la OCDE, y William Thorn, analista PIAAC de la OCDE. Ambos incidieron en la importancia del informe, ya que sirve, según sus palabras "para que unos países aprendan de otros con el fin de mejorar sus resultados competenciales". Y es que otra de las conclusiones que se extraen del "PISA para adultos" es que a mayor formación, más posibilidades de encontrar un empleo y, además, mejor remunerado. "El salario medio de un trabajador altamente alfabetizado es un 60% más alto que el de los que tienen menos nivel", afirmó Leterme. Incluso apuntaron a los beneficios que una mejor educación tiene en la salud, ya que influye en el nivel de confianza y seguridad que las personas tienen en sí mismas, aseguraron los expertos.

Asimismo, y pese a los intentos de Gomendio por echar toda la culpa a la LOGSE, ambos miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) apuntaron a la Historia de España como una de las culpables de los malos resultados del país, que en lectura ocupa el penúltimo puesto de la lista de los 23 países analizados, sólo por delante de Italia; y es el farolillo rojo en aritmética.

"En todos los países se nota la influencia del nivel educativo de los padres en los resultados", señaló Thorn, haciendo referencia al hecho de que, cuanta más formación tienen los progenitores de los encuestados, mejores puntuaciones obtienen éstos. Además, "por su contexto histórico, España tiene muchas menos posibilidades de que su generación mayor haya completado la Educación Secundaria que sus iguales para el resto de países de la encuesta", especificó Leterme. En otras palabras, en un país en el que sólo los más privilegiados pudieron estudiar durante los años del franquismo, no es de extrañar que sus adultos no sean los primeros del ránking. 

"En España se infrautilizan las destrezas de los más jóvenes, desaprovechando el talento del país", critica un experto de la OCDE

Por todo ello, las diferencias por edades dentro del propio país son también evidentes. "Las personas con edades comprendidas entre 16 y 24 años son más capaces en comprensión lectora y matemática y en resolución de problemas que el total de la población adulta", señala el documento. Y, sin embargo, "en España no se usa la alfabetización de los más jóvenes en toda su plenitud", sentenció Leterme, criticando la "infrautilización de las destrezas" [los jóvenes que no están en paro tienen peores puestos de trabajo, a tiempo parcial y con salarios más bajos], que hace que el Gobierno "desaproveche el talento del país". La falta de formación continuada, dentro o fuera de los puestos de trabajo, también fue criticada por ambos expertos de la OCDE.

Gomendio, por su parte, quiso destacar los beneficios de la recién implantada FP Dual, "que ha servido para que muchos que habían abandonado sus estudios tempranamente para acceder a un puesto de trabajo inmobiliario, ahora, con 30 años o más, hayan podido reincorporarse al sistema". También aprovechó la ocasión, sin expresarlo con claridad, para defender la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), cuyo proyecto está a punto de aprobarse en el Congreso. 

Así, la secretaria de Estado de Educación destacó el gran avance conseguido en el salto generacional de entre en los años 60-70 y los 70-80, coincidente con la Ley General de Educación (vigente entre 1970 y 1990) y correspondiente a los grupos de edad de entre 55 y 65 años y 45 y 54, respectivamente. Entre ambas generaciones, la segunda consigue 22 puntos más que la anterior. Asimismo, entre ésta última y la de los encuestados de entre 35 y 44 años, éstos vuelven a conseguir 11 puntos de mejora. Pero los más jóvenes, los que tienen entre 16 y 34 años, sólo superan en cuatro puntos a los de su generación anterior. De ahí el "estancamiento" criticado por el departamento de Wert, que culpa a la Logse implantada en 1990 de todos los males del sistema. 

El expresidente José María Aznar ya intentó, durante los años de su Gobierno, cambiar la Logse por su Loce (Ley Orgánica de Calidad de la Educación). Las protestas de la comunidad educativa se lo impidieron entonces, pero el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha retomado su proyecto. Aunque la Logse fue derogada en 2006, con la Ley Orgánica de Educación (LOE), el ministerio de Wert y Gomendio considera que "la Logse sigue en sustancia vigente a pesar de los retoques que llegaron con la Loe" y recuerda: "Tanto la Logse como la Loe fueron aprobadas por gobiernos socialistas".