Público
Público

El Gobierno descarta la deflación, aunque reconoce que los precios seguirán cayendo

Cristóbal Montoro augura que España va a "vivir tasas negativas de inflación durante buena parte del año"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha asegurado que el Ejecutivo no contempla un escenario de deflación -bajada generalizada y progresiva de los precios-, aunque sí reconoció que los precios seguirán moderándose de manera 'suave a lo largo de los próximos meses'.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta valoró el dato del IPC adelantado (IPCA) de enero, que se redujo siete décimas y se situó en el 0,8%, su mínimo histórico.

Para de la Vega, igual que para el secretario de de Estado de Economía, se trata de un dato 'positivo' que viene a sumarse a otros como el descenso del Euribor, que cerró enero en el 2,622%, y a la estabilidad del precio del petróleo. 

La moderación de los precios es 'algo bueno para las familias y nos ayuda a afrontar con fuerza y confianza nuestro camino hacia la recuperación' económica, dijo.

La vicepresidenta insistió en que el Gobierno 'está trabajando en todos los ámbitos' para la recuperación se produzca.

El portavoz de Economía del PP, Cristóbal Montoro, augura que España va a 'vivir tasas negativas de inflación durante buena parte del año' y consideró que la 'crisis económica ha traído esta bajada de precios'.

Montoro añadió que España no ha vivido 'jamás' una situación como ésta, con una bajada de precios que coloca al país 'al borde mismo de la deflación', con índices de precios al consumo del mes de enero por debajo del 1%.

A su juicio, esto significa que se van a registrar tasas negativas de inflación durante buena parte del año.

España tiene 'una gran tarea por delante', afirma Montoro, que pasa por hacer frente a unas 'dificultades muy vitales', como son las consecuencias de una crisis económica, 'que es la peor ha vivido' el país.

En su opinión, es 'el momento de la política con mayúsculas', ya que ante 'el fracaso del Gobierno socialista', España está sumida 'en la mayor recesión que ha vivido' y el PP está 'ahí donde los ciudadanos reclaman que esté'.

Varios expertos consultados por la agencia EFE descartaron la posibilidad de que vaya a haber deflación en España, porque el único componente que puede hacer que la tasa de inflación sea negativa en algunos meses será el de la energía, y no el resto de productos.

Los analistas consideran que la reducción en la tasa de inflación armonizada se debe sobre todo al descenso en el precio del crudo, ya que desde agosto de 2008 el precio del barril de Brent, de referencia en Europa, ha ido bajando y en enero su valor medio fue de 45,6 dólares, algo menos de la mitad de los 91,9 dólares que costaba un año antes.

Para la analista de la Fundación de Cajas de Ahorros (FUNCAS), María Jesús Fernández , la fuerte caída de los precios energéticos es principal factor de la bajada, y en menor medida también han influido las rebajas de enero 'que han sido muy fuertes' por la caída de la demanda.

Fernández no prevé que vaya a haber deflación en España, aunque sus previsiones apuntan a que se registren tasas negativas de la inflación en los meses de verano.

Del mismo modo opina Nuria Bustamante, de Caja Madrid, para quien además, la baja tasa del IPCA y el diferencial negativo de precios con la zona del euro pueden contribuir a recuperar la competitividad de la economía española.

El director del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Juan Iranzo, explicó que aunque a partir del mes de abril se prevén tasas negativas de inflación, no se puede hablar de deflación, sino de 'desinflación'.

Al igual que el resto de expertos, Iranzo señaló que la ventaja principal de este dato es que favorecerá la competitividad, gracias a que los precios de consumo son tres décimas más bajos que en el resto de la zona euro, donde la inflación fue del 1,1%.

Carlos Maravall, de Analistas Financieros Internacionales (AFI), fue el único experto que advirtió de que sí hay posibilidad de deflación, basándose en la evolución de otros precios como los industriales, que ya en 2008 cayeron el 0,2%, lo que lleva a plantearse 'seriamente' esa posibilidad.