Publicado: 23.01.2014 18:16 |Actualizado: 23.01.2014 18:16

El Gobierno destina a incentivar la compra de coches la mitad de dinero que a la dependencia

Con la aprobación del plan PIVE 5, dotado con 175 millones de euros, el Ejecutivo acumula ya una inversión de 578 millones desde septiembre de 2012

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno está demostrando una gran sensibilidad hacia el sector del automóvil: el Consejo de Ministros aprueba este viernes la quinta edición del Plan PIVE, cuyo objetivo es  incentivar la compra de automóviles. El PIVE 5 está dotado con 175 millones de euros, con lo que el Ejecutivo acumula ya una inversión de 578 millones desde que aprobará la primera edición en septiembre de 2012.

Esta cantidad es la mitad del dinero que el Estado va a dedicar en 2014 a la sostenibilidad de la dependencia y la atención a las personas mayores: 1.175 millones de euros.

El Plan PIVE 5, que entrará en vigor previsiblemente el próximo lunes 27 de enero, permitirá la renovación de 175.000 vehículos antiguos al ser sustitidos por otros tantos automóviles más eficientes y seguros.

A grandes rasgos, el programa consiste en un incentivo de 2.000 euros (mil aportados por el Gobierno y mil por las marcas) para adquirir un coche nuevo a cambio de entregar para el achatarramiento un automóvil de al menos diez años de antigüedad. En el caso de familias numerosas y coches de más de cinco plazas, la ayuda sube a 3.000 euros.

Este quinto plan es el que mayor asignación presupuestaria tiene

Con la puesta en marcha de la quinta edición de este plan, el Ejecutivo de Mariano Rajoy acumula una inversión de 578 millones de euros en los sucesivos programas de renovación del parque de vehículos: 75 millones del primer PIVE, 150 millones del segundo, 70 del tercero, otros 70 del cuarto y 175 millones del quinto, además de los 38 millones del PIMA Aire.

El Plan PIVE %, cree el Gobierno, tendrá un efecto dinamizador sobre la economía española de cerca de 2.000 millones de euros. Este impacto positivo contribuirá al crecimiento del PIB e impulsará un 10% las matriculaciones de automóviles en España durante 2014.

Además, el programa de incentivos tendrá un efecto fiscal positivo para las arcas públicas de alrededor de 700 millones de euros. De esta suma, 500 millones de euros corresponderán a los ingresos derivados del IVA y del impuesto de matriculación y 195 millones de euros corresponderán a otros ingresos en comercialización, financiación, seguros o transporte.