Publicado: 14.01.2014 11:05 |Actualizado: 14.01.2014 11:05

El Gobierno dice que la luz bajó en 2013 "dependiendo del perfil del consumidor"

Pese a que el recibo subió en varias ocasiones, el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, dice que bajó para una familia media. También asegura que acabará con el déficit de tarifa en 2014

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Fiel a lo que viene siendo el estilo del Gobierno del PP, el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, se puso todas las medallas que pudo en lo que se refiere a la política energética del Ejecutivo de Rajoy: aseguró que la factura eléctrica bajó en 2013 el 3,1% para una familia media con dos hijos y entre el 0,4 y el 1% para los grandes consumidores (industria y empresas), y que, en general, el recibo de la luz bajó una media del 0,9%, al subir la de las segundas residencias un 3,4%. Pero no sólo eso, Nadal aseguró también que el Gobierno "va a acabar con el déficit de tarifa en 2014". 

"Objetivamente, el precio de la electricidad ha caído", dijo el secretario de Estado de Energía durante su intervención en el Nueva Economía Forum. Pese a que el año pasado, la factura se encareció cinco veces y sólo bajó una vez, Nadal sustentó su afirmación en que ha bajado el precio medio del pool (mercado mayorista) y se han contenido los peajes (parte regulada de la tarifa eléctrica que fija el Gobierno), aunque la variación "depende del perfil de cada consumidor", explicó el secretario de Estado de Energía. Es decir, la luz no ha bajado para todo el mundo.

Como no podía ser de otra forma, Nadal achacó el déficit de tarifa y las subsiguientes subidas de la luz a la gestión del Gobierno de Zapatero entre los años 2004 y 2011, olvidando que el déficit de tarifa lo instauró el Gobierno de José María Aznar.

Pese a ello, Nadal defendió las medidas adoptadas por el Ejecutivo para atajar el déficit de tarifa y aseguró que la reforma que prepara en 2014 busca básicamente dos objetivos: dar estabilidad a los precios y que éstos estén a salvo de los vaivenes del mercado. Sin embargo, Nadal, que reconoció que el sistema eléctrico español tiene un problema de competitividad (es decir, de precios), no aportó ningún detalle de esa reforma en ciernes.