Público
Público

El Gobierno dice que no hay cifra precisa de muertos en un atentado con carro bomba

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Defensa de Colombia, Rodrigo Rivera, afirmó hoy que hay una cifra "no precisada" de víctimas mortales por la explosión de un coche bomba activado por las FARC frente a la estación de Policía de Vegalarga, en el departamento colombiano del Huila (sur).

"La gravedad de la explosión ha hecho que solamente queden restos humanos irreconocibles en la zona y por eso no podemos precisar aún el número de víctimas civiles de esta acción terrorista de las FARC", señaló el ministro Rivera a la prensa.

Agregó que la explosión dejó ocho policías heridos, entre ellos "cuatro de suma gravedad" y que fueron trasladados al hospital de Neiva.

Señaló que el Gobierno colombiano "hace responsable única y exclusivamente" a las Fuerzas Armadas Revolucionarios de Colombia (FARC) y a sus comandantes por este "acto de cobardía".

Para Rivera, el "acto terrorista viola todas las normas del Derecho Internacional", al condenar que, para llevarlo a cabo, se utilizó un vehículo de transporte público que los lugareños utilizan con mucha familiaridad.

Por su lado, la secretaria de Gobierno de Neiva, Constanza Sastoque, confirmó a radios locales que un civil resultó muerto y que al parecer era el conductor del vehículo.

Explicó que inicialmente se había informado de cuatro personas muertas, tres de ellos policías, y 16 heridos, pero que todo se debió al caos generado tras la explosión.

Hace dos semanas, una información publicada por la Agencia de Noticias Nueva Colombia (Anncol), afín a las FARC, advirtió que ese grupo presagiaba "un fin de año intenso" en el que los rebeldes "se alistan para golpear con contundencia (a) las Fuerzas Militares".

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, reveló la semana pasada que, según información de inteligencia, las FARC estarían preparando ataques para este fin de año para vengar la muerte del "Mono Jojoy", alias de Víctor Julio Suárez, jefe militar de esa guerrilla, muerto en un bombardeo a su campamento en septiembre.

La semana pasada diferentes acciones de las FARC se cobraron la vida de al menos 20 policías y militares, en lo que analistas consideran que los rebeldes han vuelto a la estrategia de la "guerra de guerrillas" de antaño.