Público
Público

El Gobierno de EE.UU. acepta limitar el salario de los ejecutivos de Wall Street

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de EE.UU. aceptó hoy poner tope a los salarios de ejecutivos de las instituciones financieras que se beneficien del programa de rescate que negocia con el Congreso, tras ceder a las presiones de legisladores de ambos partidos.

El secretario del Tesoro, Henry Paulson, hizo la concesión al iniciar una comparecencia ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, en la que por segundo día consecutivo trató de disipar las dudas de los congresistas sobre el plan.

"Los estadounidenses están enfadados sobre la compensación de los ejecutivos y con razón", dijo Paulson. "Este es un problema serio y estoy de acuerdo. Debemos encontrar una forma para resolverlo en el proyecto de ley sin socavar la efectividad del programa", añadió.

Hasta ayer el secretario del Tesoro había argumentado que limitar el sueldo de los directivos haría que algunos bancos no participaran en las subastas en las cuales el Gobierno pretende adquirir al menor precio posible los títulos de deuda de mala calidad en sus carteras.

Numerosos legisladores habían exigido esta medida, que también cuenta con el apoyo de los candidatos presidenciales, el demócrata Barack Obama y el republicano John McCain.

Sin embargo, Paulson no cedió respecto a otra demanda de algunos legisladores: que las empresas entreguen acciones al Gobierno por el derecho de desembarazarse de su deuda "tóxica", lo que permitiría al contribuyente obtener beneficios cuando estas repunten.

"Entiendo el punto de vista que he oído de muchos de ustedes de ambos partidos, que han pedido que el contribuyente debería compartir con el sistema financiero los beneficios de este plan", dijo Paulson, diplomáticamente.

Pero no dijo que sí a la exigencia de acciones, sino que enfatizó que la propuesta en su conjunto beneficiará a los estadounidenses, dado que "el sistema financiero frágil actual pone en riesgo su bienestar económico".

En otra comparecencia hoy ante el Comité Económico Conjunto de ambas Cámaras, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, argumentó que la exigencia de entregar acciones reducirá el interés en participar en las subastas.

Eso disminuiría la competencia y obligaría al Gobierno a pagar más por sus adquisiciones, dijo el titular del banco central.

Los demócratas también presionan al Gobierno para que se contente con una primera partida de los 700.000 millones de dólares, no la cantidad total, y se compruebe durante unos meses si el programa funciona bien.

El senador Charles Schumer propuso hoy en la audiencia del Comité Económico Conjunto, que él preside, que el Congreso apruebe por ahora 150.000 millones de dólares.

Bernanke le respondió que "los mercados necesitan tener confianza en que se atacará este problema con suficiente fuerza".