Público
Público

El Gobierno de EE.UU. envía al Congreso la propuesta de rescate de 700.000 millones de dólares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de EE.UU. envió hoy al Congreso el borrador final de su propuesta para que el Tesoro pueda comprar hasta 700.000 millones de dólares en activos hipotecarios en manos de los bancos, en lo que supone la mayor intervención de la historia.

El borrador, que fue difundido por The New York Times en su página web, contiene, además, la autorización que debe dar el Congreso para poder elevar el endeudamiento del país a 11,3 billones de dólares.

El Gobierno ha intensificado en las últimas horas la negociación con los líderes del Congreso, de mayoría demócrata, para lanzar un plan de rescate que permita traspasar a las arcas públicas las deudas hipotecarias millonarias que tiene la banca en EE.UU.

La administración de Bush necesita que el Congreso tramite por vía legislativa esta autorización, que dejará las manos libres al Tesoro para adquirir los activos hipotecarios "dañados" de la banca estadounidense, no de la foránea.

La propuesta del Gobierno puede causar fuertes críticas en la banca internacional, que en los últimos años acudió a Wall Street de manera masiva para adquirir títulos hipotecarios, lo que contribuyó a crear el "boom" del sector inmobiliario en EE.UU.

Según la propuesta -que destaca por su simplicidad, apenas tres páginas de texto-, el Tesoro tendrá plena capacidad para comprar activos, revenderlos en el mercado, emitir deuda para financiar las operaciones y contratar a los gestores que considere oportunos, sin más obligación que dar explicaciones periódicas al Congreso.

Los medios financieros han destacado la trascendencia de la propuesta, no solo porque supone una acción fuertemente intervencionista en un Gobierno hasta ahora defensor del libre mercado, sino también por el voluminoso coste que tendrá para los contribuyentes.

De hecho, los 700.000 millones de dólares que desembolsará el Tesoro se equiparan al coste directo de la guerra en Irak, y al presupuesto anual del Pentágono, cita The New York Times.

"Es un gran precio para un gran problema. El riesgo de no hacer nada es mucho mayor que el riesgo del paquete", justificó esta mañana el presidente George W. Bush.

Las negociaciones sobre este borrador pueden ser complicadas, aunque la plena disposición de la mayoría demócrata a apoyar el rescate hará que concluyan pronto, posiblemente antes del lunes, de manera que el Congreso la pueda votar la próxima semana.

No obstante, el borrador puede sufrir modificaciones, dado que los congresistas demócratas quisieran incluir algunas disposiciones que tengan en cuenta la necesidad de ayuda a los cientos de miles de propietarios que están abocados a las ejecuciones de sus casas.

El Gobierno de EE.UU. ha descartado la creación de una nueva agencia gubernamental que se encargue de la compra de los activos dañados de la banca, una medida que ya se tomó en los años 80, con la crisis de las cajas de ahorros, pero que ahora demoraría la intervención.

Por el contrario, el Tesoro optará por la contratación de profesionales externos del sector de la gestión de activos para desarrollar esta iniciativa.

El presidente Bush reconoció hoy que va a recibir duras críticas por la medida intervencionista que prepara su Gobierno, que se ha destacado en los dos mandatos por su defensa a ultranza del libre mercado.

Pero hoy Bush explicó: "cambié de parecer cuando los expertos me informaron de la gravedad significativa de este problema. Se actuó para evitar el descalabro total".

"Tomé la decisión con los expertos y a largo plazo estaremos bien", argumentó.

Pero pese a las explicaciones de Bush, la medida ha generado críticas, algunas de ellas procedentes incluso de sus propias filas republicanas.