Público
Público

El Gobierno se escuda en el desconocimiento para no condenar a Marruecos

La ministra de Asuntos Exteriores pide al Gobierno marroquí que aclare la muerte del ciudadano español en El Aaiún

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pese a la cantidad de imágenes que muestran la violencia de lo ocurrido en El Aaiún, donde las fuerzas de seguridad de Marruecos entraron a sangre y fuego para disolver el campamento de protesta saharaui, el Gobierno español no se ve en condiciones de condenar los hechos porque 'existe cierta confusión'. 

Así lo ha reconocido Trinidad Jiménez, ministra de Asuntos Exteriores, quien también ha expresado la 'solidaridad' del Gobierno con el pueblo saharaui y ha calificado como 'muy graves' los hechos. La ministra de Asuntos Exteriores ha expresado su 'profunda preocupación' por la situación en el Sáhara Occidental y ha asegurado que el Ejecutivo 'rechaza la violencia como método para resolver cualquier tipo de conflicto'. 

Por otro lado, ha informado de que ha pedido explicaciones a Marruecos para que se esclarezcan 'de manera urgente los hechos' y por ello ha 'solicitado una aclaración' a las autoridades marroquíes 'sobre las circunstancias del fallecimiento del ciudadano español' Babi Hamday Buyema. Jiménez ha asegurado que el Gobierno 'lamenta y no condena' porque no tiene 'conocimiento completo de los hechos que se han producido'. 'Hasta el momento existe cierta confusión sobre el alcance y la dimensión de los acontecimientos', ha añadido.

'Este conflicto se alarga demasiado en el tiempo' 

'Este es un conflicto que se alarga demasiado en el tiempo', ha continuado Jiménez, quien considera 'imperativo' solucionar el conflicto en el Sáhara Occidental. El Gobierno quiere 'impulsar la resolución del conflicto en el marco de las Naciones Unidas'. En ese sentido, Jiménez considera positivo 'mantener las negociaciones pese a la situación' actual para lograr 'una solución justa y duradera'. 

 La ministra asegura que el Ejecutivo es consciente 'de la especial sensibilidad que los acontecimientos relacionados con el Sáhara tienen en la sociedad española y compartimos su preocupación'. Sin embargo, ha querido 'recordar' el papel 'activo de España' en el conflicto 'desde un punto de vista político y también desde una posición activa'. 

Jiménez considera que las relaciones con Marruecos son 'una prioridad en nuestra política exterior' y ha reiterado las palabras del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que desde Seúl, donde se encuentra reunido con el G-20, aseguraba que es 'una cuestión de Estado'. La ministra considera que las relaciones bilaterales con el país africano son una cuestión 'de orden estratégico, esencial y basada en razones de seguridad' que tienen que ver con la 'lucha contra el narcotráfico, los flujos migratorios y las relaciones comerciales y económicas'. 

'Marruecos es un actor esencial y un socio clave en la región', ha insistido Jiménez, quien ha reiterado que el Ejecutivo 'está haciendo todo lo que está en su mano para proteger a los ciudadanos españoles'.

La ministra ha explicado que su ministerio ha 'reiterado la solicitud' al Gobierno de Marruecos para que 'se facilite el acceso a los medios de comunicación españoles para trabajar con normalidad y transparencia'. 'Se lo hemos dicho al Gobierno de Marruecos y lo hemos dicho públicamente', ha añadido Jiménez. El vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, también se ha referido al tema de los periodistas españoles y ha considerado como 'grave' que no se les permita informar desde El Aaiún. 

 Marruecos retira la acreditación al corresponsal del diario ABC

La titular de Exteriores ha querido recalcar el trabajo de su ministerio en este asunto y ha defendido que se realizan 'permanentes gestiones' para resolver la situación de los periodistas. 'Mañana, tarde, noche y madrugadas, todo el día', ha insistido Jiménez, quien no ha hecho referencia explícita a los tres periodistas de la Cadena SER que, tras esperar toda la noche su expulsión de El Aaiún, han llegado al aeropuerto de Las Palmas en torno a las 16:00 horas del viernes.   

Jiménez ha tratado este tema después de que se diera a conocer que el Gobierno de Marruecos ha retirado la acreditación al corresponsal del diario ABC, Luis de Vega, por lo que consideran 'la difusión de informaciones falsas' sobre la situación del Sáhara Occidental. 

Sin embargo, los periodistas de la SER se han mostrado disconformes con las palabras de la ministra, quien en la mañana del viernes se refirió al tema asegurando que los reporteros estaban 'retenidos' y no 'detenidos'. Angels Barceló, una de las periodistas, ha criticado a Jiménez asegurando que la situación que han vivido hasta su llegada a España ha sido de 'detenidos' y no al revés. 'Si la ministra dice que estamos retenidos, yo digo que estamos detenidos', ha aseverado. 'Deberían llamarse las cosas por su nombre', ha añadido otro de los periodistas, indignado con las declaraciones de la ministra.