Público
Público

El Gobierno se escuda en que la rebaja de S&P viene "de atrás"

Montoro considera que la bajada de la nota de la agencia es "demasiado general", aunque recalca que hay que "reaccionar"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ya lo hizo el pasado miércoles para justificar el tijeretazo histórico del Gobierno, culpando al anterior Ejecutivo. Hoy, de nuevo, Montoro ha vuelto a insinuar con que a una nueva mala noticia, los responsables son los demás.

A su llegada a la segunda jornada de la convención autonómica que el PP celebra en Málaga, el titular de Hacienda ha salido del paso apelando a que la rebaja de calificación de deuda adoptada ayer por Standard & Poor's viene 'de atrás'.   

Ayer, al conocerse las noticias, fuentes del Ministerio de Economía español, citadas por Europa Press, fueron más tajantes y directamente achacaron la decisión a una 'herencia recibida del pasado'.   

Montoro reconoce que la decisión de S&P es una 'mala noticia'

Montoro ha reconocido que se trata de 'una mala noticia', pero ha insistido en que la 'descalificación' realizada por esa agencia es 'muy amplia, demasiado general, afecta a demasiados países y a la propia credibilidad del euro'. 'Pero lo importante ahora es reaccionar', ha insistido antes de hacer hincapié en que el Gobierno está trabajando para que España pueda recuperar cuanto antes 'la mejor de las reputaciones'.

Para el titular de Hacienda, las reformas que ha emprendido el Gobierno sí están siendo tenidas en cuenta por los mercados porque ha habido reacciones positivas ante ellas y está mejorando la imagen de España. El ministro ha recordado que, con el Gobierno de José María Aznar, la deuda española tuvo por vez primera una prima de riesgo cero. Y ha hecho hincapié en que eso ocurrió antes de que las agencias otorgaran la máxima calificación a la deuda española, consecuencia, a su juicio, de que hubo seguridad y confianza por parte de los mercados.

La agencia advierte a España de otra rebaja si no hay reforma laboral

En esa línea es en la que cree que hay que seguir trabajando ahora, con independencia de calificaciones negativas que no afectan sólo a España. 'Las agencias hacen su tarea, pero lo importante es la reputación que consigamos los países en los mercados, en la financiación de nuestras economías, y, para eso, hay que hacer el trabajo que, en el caso de todos, pero en el de España especialmente, se llama reformas económicas', ha reiterado.

Sea como sea, la agencia, con su decisión, pone deberes al Gobierno de Mariano Rajoy y ya ha advertido de otra rebaja de la nota si no se aprueba pronto la reforma laboral, si el sector financiero necesita más ayudas del sector público o si no hay medidas adicionales para reducir el déficit.

Francia, que ha perdido la máxima calificación de la agencia, la triple A, también ha dejado entrever nuevos ajustes y la posibilidad de aplicar decisiones 'fuertes', en palabras del primer ministro galo, François Fillon. Para el jefe del Ejecutivo francés, la noticia de la rebaja de su deuda era 'esperada' aunque no por ello debía ser 'dramatizada' ni 'subestimada'.  Fillon recordó que Fitch y Moody's aún siguen manteniendo la nota de Francia como 'una de las mejores del mundo, con la de Estados Unidos'. También en clave internacional, Fillon aseguró que no hay 'ningún motivo' para que cambien las relaciones entre Francia y Alemania (que sí mantiene si triple A) ya que se tratan de relaciones 'estructurales'.