Publicado: 29.11.2013 10:54 |Actualizado: 29.11.2013 10:54

El Gobierno de Fabra cierra por la fuerza Canal 9

La Policía ha entrado en RTVV para desalojar a los trabajadores que, retransmitiendo el cierre del canal en directo, se han despedido de la audiencia entre lágrimas y con gritos de "¡Esto es un golpe de Estado!"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Televisión Valenciana ha apagado sus emisiones a las 12.19 horas de hoy, mientras ofrecía una programación especial que ha narrado en directo desde la medianoche los últimos momentos de la televisión autonómica, cuyo cierre ha decretado el Gobierno autonómico. 

La Policía, acompañada por los liquidadores nombrados por el Consell, ha comenzado a desalojar por orden judicial de las instalaciones de RTVV en Burjassot a los trabajadores que durante toda la noche han emitido una programación especial ante el inminente fundido a negro de las emisiones. Los periodistas que se mantienen parapetados en la sede de Radiotelevisión Valenciana han prorrumpido en gritos, en valenciano, de "¡No tenéis vergüenza!", "¡Fabra dimisión!" y "¡Ladrones!" ante la presencia de policías nacionales y los liquidadores que proceden al desalojo y cierre de la emisión. Nou emitía en directo todo el proceso, que ha permitido ver la llegada policial y la resistencia, por ahora sin incidentes, de los trabajadores, muchos de los cuales estaban en el plató principal.

Los trabajadores de Radiotelevisión Valenciana y los políticos que han pasado la noche con en un programa en directo se han despedido de los espectadores entre lágrimas y han asegurado que el cierre es el principio de "la nueva televisión valenciana". Con un estudio abarrotado y una mesa presidida por un cartel con el lema "RTVV no es tanca" (RTVV no se cierra), representantes de los grupos de la oposición han recriminado al Consell que haya "huido" a Ibi (Alicante), donde hoy celebra la reunión del pleno, han pedido elecciones anticipadas y han asegurado que RTVV "volverá".

Los presentadores han dado paso a los diputados, que han ido despidiéndose de los telespectadores y argumentando la necesidad de una televisión pública valenciana, y a compañeros que contaban su experiencia en la casa y se despedían entre lágrimas. "No tenéis vergüenza", "ladrones" y "esto es un golpe de Estado" han sido los gritos que, en valenciano, proferían los trabajadores cuando los liquidadores acompañados de una treintena de agentes de la policía han accedido a la sala de control para ejecutar la orden de cierre de las emisiones. Los trabajadores han grabado con sus móviles todo el proceso y un periodista le ha preguntado al liquidador qué opinaba de la situación, y este ha dicho que no tenía nada que decir.

Después de toda la noche en directo, Radiotelevisión Valenciana ha mostrado la crónica de su propio cierre, mientras en el estudio trabajadores y diputados no podían contener la rabia y las lágrimas acumuladas. Previamente, en el estudio, periodistas veteranas como María Josep Poquet, Xelo Miralles, Pilar Algarra y Clara Castelló han tomado la palabra para denunciar el "nazismo" que, a su juicio, han vivido en la casa y defender "la televisión plural de los últimos quince días" y augurar que "ha acabado una etapa negra y es el primer día de la nueva televisión valenciana". Junto a ellos y casi un centenar de trabajadores que arropaba a los presentadores en el estudio, estaban los diputados socialistas Josep Moreno y Juan Soto, los de Compromís Enric Morera, Mónica Oltra y Mireia Mollà, y los de EU Marga Sanz, Ignacio Blanco y Esther López.

Los presentadores informaban de las novedades que se iban produciendo y de cómo se formaban concentraciones espontáneas de ciudadanos en las afueras de las instalaciones del centro de Burjassot y de las sedes de las otras capitales, y también han dado paso a los compañeros de la Forta en Madrid

A media mañana, el Juzgado de Instrucción 1 de Paterna ha ordenado el desalojo "inmediato" de las instalaciones de RTVV en Burjassot (Valencia), que si no se produce de forma voluntaria será "por la fuerza policial", según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.

Esta decisión se produce con el informe favorable de la Fiscalía, de modo que se acuerdan las medidas cautelares que había solicitado la comisión liquidadora que nombró ayer el Ejecutivo autonómico. Si la salida de los trabajadores de RTVV no se produce de forma inmediata y voluntaria, "se procederá al desalojo del edificio por la fuerza policial", han informado la misma fuente.

La denuncia de los liquidadores no va dirigida contra persona concreta y los denunciantes han pedido, como medida cautelar, el desalojo de las instalaciones de Nou en Burjassot, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia valenciano. En su denuncia, tres integrantes de la comisión liquidadora del ente público alegan que se les impide realizar las funciones que legalmente tienen encomendadas. Hasta el momento, el juzgado no ha dictado ninguna resolución ni ha resuelto sobre la petición de medidas cautelares, según las mismas fuentes.

La denuncia presentada sigue a la acción de los trabajadores de RTVV de impedir esta madrugada acceder a los liquidadores al centro de control donde están los cables para cortar las emisiones, y han denunciado que se les ha intentado impedir que grabaran esas imágenes. Posteriormente, los trabajadores han formado un cordón frente al control central de la televisión para que no entrara la policía, que finalmente se ha retirado entre gritos de "no se cierra".

El presentador del informativo especial que se emite desde la medianoche ha explicado poco después de las dos de la madrugada que los liquidadores nombrados por el Gobierno valenciano para cerrar la empresa pública estaban en el control central de la televisión y que "en cualquier momento" podían apagarla. Los trabajadores se han situado frente a esa sala y han frenado el acceso a la misma por parte de los liquidadores, igual que han hecho posteriormente con los agentes de policía desplazados hasta allí.

El PSPV-PSOE pide al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) la suspensión cautelarísima del cierre de Radio Televisión Valenciana (RTVV) por la "gravedad" de la decisión que causará "daños irreparables tanto a los trabajadores como a la sociedad valenciana". Así lo ha explicado el secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, quien ha señalado que "en unos minutos" presentará en el TSJCV la impugnación del acuerdo del Consell publicado esta madrugada en el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana (DOCV) por el que se acuerda el cese de las emisiones.

Puig ha señalado que basan su posicionamiento en que el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, "legalmente no puede ser el que cierre la televisión" sino que deben hacerlo "los liquidadores" pero éstos "no están ni inscritos en el Registro".

De este modo, ha lamentado la "velocidad" con la que "quieren poner fin a este cierre que no se ajusta a la ley". A su juicio, hoy es un día "nefasto", y ha denunciado que el Consell "está provocando una tensión enorme impropia de un gobierno democrático".