Público
Público

El Gobierno francés promete actuar contra el autor de insultos racistas a un jugador marroquí

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ministra francesa de Justicia, Rachida Dati, denunció hoy como "absolutamente inaceptable" la actitud de un espectador que en un partido de fútbol de primera división en Metz profirió insultos racistas contra un jugador marroquí, y afirmó que habrá una acción judicial contra él.

Dati, de origen magrebí, señaló que el comportamiento de ese espectador el pasado sábado durante el partido Metz-Valenciennes, durante el que insultó repetidamente al jugador de equipo visitante Abdeslam Ouaddou, fue "absolutamente inaceptable", en una entrevista a la televisión "Canal Plus".

La ministra recordó que había creado en los tribunales instancias contra las discriminaciones y que había dado "instrucciones claras" a los fiscales para que actúen de forma "sistemática" contra ese tipo de infracciones.

En ese sentido, se mostró convencida de que el autor de los insultos racistas será perseguido judicialmente con los elementos obtenidos durante su detención.

El hombre de 37 años, cuya identidad no ha sido divulgada, fue procesado hoy por "injurias públicas de carácter racial", quedó en libertad bajo control judicial, no podrá ir a los estadios de fútbol y será juzgado el próximo 18 de marzo por el Tribunal Correccional de Metz.

La Liga francesa de Fútbol ya había anunciado ayer que denunciará ante la justicia a ese hombre, y su presidente, Frédéric Thiriez, subrayó que ante esos comportamientos "no hay más que una respuesta: una extrema firmeza en la represión".

También le demandará el propio Abdeslam Ouaddou, del Valenciennes, quien se quejó de que durante el partido había avisado al árbitro, pero éste no sólo no hizo nada, sino que le sancionó con una tarjeta amarilla.

El jugador marroquí pidió disculpas tras el encuentro por haber ido a la grada a buscar el hincha que le insultaba, pero comentó "en esas circunstancias es difícil mantener la sangre fría".

Desde el sábado, han surgido críticas contra la actitud del árbitro, Damien Ledentu, por no haber parado el partido, de acuerdo con su potestad, y el mismo Thiriez ha recordado que a comienzos de la temporada se dio consignas "muy precisas" al cuerpo arbitral.