Público
Público

El Gobierno griego da marcha atrás en el referéndum del euro

Papandreu busca un Ejecutivo de coalición, pero la oposición conservadora reclama su dimisión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Apenas 48 horas después del anuncio casi por sorpresa de la convocatoria de un referéndum sobre el euro, el Gobierno griego da marcha atrás. El ministro de Finanzas, Evángelos Venizelos, anunció ayer oficialmente que no se celebrará el referéndum anunciado el lunes por el primer ministro, Yorgos Papandreu, y aseguró que la prioridad es poner en marcha lo acordado en la última cumbre en Bruselas, asegurar el desembolso del sexto tramo de ayuda de 8.000 millones de euros y establecer un ambiente de seguridad financiera. Una vez acabadas las negociaciones con los socios internacionales, y si el Ejecutivo socialista del Pasok sale ileso de la moción de confianza que se vota hoy, se celebrarán elecciones anticipadas, probablemente en marzo.

Unas horas antes, Papandreu y el líder de la oposición, Antonis Samarás, de Nueva Democracia (ND), habían mantenido una conversación telefónica en la que el primer ministro le comunicó su intención de discutir la propuesta de los conservadores de formar un Gobierno de transición, con la facultad exclusiva de ratificar el rescate acordado en Bruselas en el Parlamento heleno, asegurar la entrega del sexto tramo de ayuda y luego convocar elecciones. Por su parte, Samarás planteó como condición principal la dimisión de Papandreu y que el nuevo primer ministro sea un personaje de consenso común. Aunque los dos líderes no llegaron a un acuerdo, Samarás aseguró a Papandreu el voto de su partido a favor del pacto de Bruselas. Mientras, un grupo de diputados socialistas y conservadores debatían oficiosamente sobre la posibilidad de formar un gobierno interino bajo la presidencia del anterior vicepresidente del BCE Lucas Papademos.

Con la garantía del voto del ND, Papandreu presidió luego una reunión del Consejo de Ministros, donde aseguró que 'con el consenso de la oposición sobre el nuevo plan de rescate y la quita sobre la deuda, un referéndum ya no es necesario'.

Sin embargo, por la tarde, ante su grupo parlamentario, Papandreu habló durante 20 minutos sin referirse a su dimisión, a la formación de un gobierno de unidad o al referéndum. Al contrario, sostuvo que 'lo que está en juego es la presencia de nuestro país en la eurozona' y pidió a sus diputados 'aguantar la presión' y apoyar al Ejecutivo en la moción de confianza. Sus declaraciones provocaron la reacción de algunos diputados del Pasok, que pidieron la dimisión del Gobierno y del primer ministro por meter el país en un caos. Fue luego Venizelos quien confirmó acto seguido a sus diputados la marcha atrás en el referéndum.

Por su parte, Samarás, en su intervención en el Parlamento en el debate de la moción de confianza, reclamó la dimisión de Papandreu, la cancelación del referéndum y la convocación de elecciones anticipadas en seis semanas. 'Yo no he pedido cohabitación, ni gobierno de unidad de corto o largo plazo. Pido un gobierno provisional de jurisdicción limitada, hasta que el país llegue a las elecciones', sostuvo Samarás, poco antes de retirase del debate, junto con sus diputados, hasta la votación de hoy.