Público
Público

El Gobierno griego promete combatir la corrupción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro griego, Costas Karamanlis, prometió el martes luchar contra la corrupción, tras 11 días de violencia desatada por la muerte de un joven a manos de la policía y alimentada por el malestar ante los escándalos políticos y la desaceleración económica.

Karamanlis dijo que su prioridad es ayudar a los más necesitados, pero que sus opciones están restringidas por el gran peso de la deuda.

La situación se agravó por las protestas que se extendieron por toda Grecia y otros países europeos.

El martes, alrededor de 20 estudiantes ocuparon un canal de la televisión estatal griega e interrumpieron un informativo como protesta.

"Vinieron pacíficamente. No hubo uso de la fuerza y pidieron protestar en directo por la muerte del joven de 15 años", dijo un agente de policía que pidió no ser identificado.

El canal mostró imágenes de los manifestantes durante algunos momentos antes de cortar rápidamente para ir a publicidad y emitir imágenes del primer ministro hablando con los diputados.

Los peores disturbios que ha habido en Grecia en décadas se originaron por la muerte de un adolescente de 15 años el 6 de diciembre, pero se han visto alimentados por un fuerte descontento por el alto desempleo entre los jóvenes y la aplicación de medidas impopulares mientras la recesión mundial afecta a la economía del país.

"Los problemas prolongados sin resolver desilusionan a los jóvenes: la falta de meritocracia, la corrupción en la vida cotidiana, la percepción de injusticia social", dijo Karamanlis a su grupo parlamentario. "La lucha contra estos problemas es ardua y constante y estamos comprometidos con ella".

El primer ministro, cuya respuesta a las manifestaciones ha sido muy criticada, dijo que había subestimado la reacción pública y la magnitud de un escándalo por las tierras de un monasterio que ha sacudido a su Gobierno durante meses.

Una investigación parlamentaria que terminó el lunes no concluyó con ningún procesado por un acuerdo mediante el que un rico monasterio en el monte Athos obtuvo una valiosa propiedad estatal a cambio de terrenos rústicos de bajo precio, lo que ha supuesto para el Estado un coste de millones de euros.

Mientras se planean nuevas protestas y el presupuesto para 2009 se debate en el Parlamento esta semana, Karamanlis dijo que no se impondrán nuevos impuestos y que los recortes tributarios previstos seguirán adelante: "Nuestra prioridad es apoyar a los más afectados", afirmó.

POSIBLE CAMBIO

Analistas políticos dijeron que las protestas han planteado la posibilidad de convocar elecciones anticipadas y que Karamanlis podría sacrificar algunos ministros para inyectar nueva vida a su Gobierno conservador.

"Creo que Karamanlis anunciará pronto un cambio en su gobierno y luego esperará para ver el éxito de esa medida", dijo Theodoros Livanios, director de investigación política y social de Opinion.

Aunque la violencia disminuyó esta semana, el martes, alrededor de 100 jóvenes atacaron una comisaría e incendiaron un autobús policial y cuatro coches. Durante días, los manifestantes lanzaron bombas incendiarias a las fuerzas de seguridad, que respondieron con gases lacrimógenos.