Público
Público

El Gobierno griego suma apoyos para aprobar su plan de ajuste

Las medidas, que incluyen subidas de impuestos y recortes sociales, han provocado un parón de 48 horas y graves disturbios.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Todo apunta a que, si les dejan votar —los manifestantes rodean el Parlamento y tienen la intención de no dejar pasar a nadie—, los diputados de la cámara griega sacarán adelante el plan de ajuste que prevé subidas de impuestos y fuertes recortes sociales.

El Gobierno griego parece tener asegurada una mayoría suficiente para aprobar el plan que abra la llegada de financiación exterior, pese a la impopularidad de las medidas.

La mayoría gubernamental se ha visto apuntalada por la deserción de una diputada de la conservadora Nueva Democracia, que abandona la disciplina de partido y votará a favor del plan de ajuste.

A ello se une el cambio de opinión de uno de los diputados disidentes de la formación gubernamental socialista, con lo que el primer ministro, Yorgos Papandréu, contaría con el apoyo de al menos 155 diputados, cuando se requieren 151 para aprobar los ajustes.

Contaría con el apoyo de al menos 155 diputados, cuando se requieren 151 para aprobar los ajustes 'Espero que con mi voto a favor contribuiré a sacar adelante el país', dijo la diputada conservadora Elsa Papadimitríu, que se desmarcó de la consigna a favor del 'no' de su formación.

El líder de la formación, Antonis Samarás, ha desechado cualquier acuerdo con los socialistas, pese a los reiterados llamamientos a favor del consenso por parte de Papandréu y de las exigencias de unidad provenientes de la Comisión Europea (CE).

No se descarta que otros diputados de Nueva Democracia respalden el plan de ajuste por valor de 78.000 millones hasta 2015.

Los analistas políticos también apuntan que el Gobierno puede recibir el apoyo de varios diputados de la oposición, en concreto de Alianza Democrática, con cinco escaños, que permitirá a sus diputados votar 'según su conciencia'.

A esto se une que uno de los diputados disidentes del gubernamental grupo socialista en el Parlamento griego ha decidido cambiar de opinión y apoyará el duro plan de ajuste.

'La votación es crucial para el futuro de Grecia y de Europa, y no puedo asumir la responsabilidad de que mi país empobrezca ni de que se derrumbe la Unión Europea (UE)', afirmó el diputado Thomas Rombópulos durante el debate parlamentario previo a la votación, que se espera en unas horas.

'La votación es crucial para el futuro de Grecia y de Europa' El otros diputado socialista disidente, Alexandros Athanasiadis, no dijo explícitamente que votará a favor o en contra del plan, pero manifestó su desacuerdo con la privatización de las empresa estatales de electricidad y gestión del agua.

'Mi parecer es que el Estado debe de mantener bajo su administración las empresas de importancia estratégica como las de electricidad y las del agua potable', argumentó, sin determinar su posición definitiva.

La aprobación del plan abre a Grecia la posibilidad de recibir un tramo crediticio pendiente de 12.000 millones de euros en julio, con lo que evitará la suspensión de pagos.