Público
Público

El Gobierno griego y la 'troika' acuerdan nuevos recortes

El acuerdo, pendiente del visto bueno de los partidos que forman el gabinete de coalición griego, permitiría un nuevo préstamo al país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno de Atenas y la 'troika' (FMI, Banco Central Europeo y Comisión Europea) han llegado a un principio de acuerdo sobre los recortes exigidos para que el país reciba un nuevo préstamo internacional, dijo hoy a Efe una fuente del Ejecutivo griego. Sin embargo, aún falta que los líderes de los partidos políticos que forman el gabinete de coalición -socialdemócratas, conservadores y ultraderecha- den su visto bueno que se espera que sea mañana dado que se ha pospuesto nuevamente el plazo según informó fuentes cercana al primer ministro heleno, Lukás Papadimos.

La misma fuente señaló que esta noche, en torno a las 21.30 hora local (19.30 GMT), Papadimos y los representantes de la 'troika' (del Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo) celebrarán una reunión extraordinaria.

'De momento es sólo un borrador de acuerdo; hasta que no reciba el visto bueno de los líderes políticos no podemos considerarlo cerrado', indicó la fuente.

'Hasta que no reciba el visto bueno de los líderes políticos no podemos considerarlo cerrado' Se trata de un paquete de medidas adicionales de ahorro exigido para que Grecia obtenga un nuevo crédito, de al menos 130.000 millones de euros, que evite su bancarrota.

A un eventual plácet de los líderes políticos seguiría su aprobación en Consejo de Ministros y una tramitación de urgencia en el Parlamento. No obstante, diputados de los partidos en el Gobierno ya han mostrado su rechazo a las nuevas medidas de austeridad exigidas por la 'troika'.

De acuerdo a los medios griegos, éstas serían una rebaja de entre el 20 y el 25 % del salario mínimo (actualmente 751 euros brutos), recortes del 20 % de las pensiones por encima de 1.000 euros y una disminución sustancial de los complementos que superen los 150 euros en todas las pensiones.

Además, incluye los despidos de 15.000 funcionarios y de personal con contratos no fijos, drásticos recortes de los salarios en las empresas públicas y privatización inmediata de éstas, liberalización de las profesiones 'cerradas' (como taxistas o notarios) y abolición de los convenios colectios.

La 'troika' ha advertido de que, si no se ratifican estas medidas, no habrá un nuevo préstamo de 130.000 millones de euros y tampoco permitirá que se proceda con la quita de la deuda pactada entre Grecia y los bancos privados.

La 'troika' ha advertido de que, si no se ratifican estas medidas, no habrá préstamo Sin préstamo y sin quita, Grecia se encaminaría hacia la bancarrota el próximo 20 de marzo, cuando debe desembolsar 14.400 millones de euros en vencimientos de deuda, de los que ahora mismo carece.

Un diputado del gobernante PASOK, Jristos Magkuris, anunció hoy que no votará a favor de las medidas de la 'troika' cuando sean sometidas a tramitación parlamentaria: 'prefiero la pobreza a la humillación y la esclavitud'.

La jonada transcurre pendiente del acuerdo en medio de otra huelga general que ha tenido un seguimiento masivo. Según el principal sindicato griego, GSEE, un 80% de los trabajadores del sector privado y un 90 % de los funcionarios han secundado la huelga.

Los sindicatos calculan un seguimiento de la huelga de entre el 80 y el 90%

El seguimiento de la jornada de paro ha sido total en el sector marítimo, una de las industrias más potentes de Grecia.

El transporte urbano funcionará sólo en las horas centrales del día para permitir a los trabajadores acudir a las manifestaciones, mientras que los trenes no partieron (no así los aviones ya que los aeropuertos no participan en la huelga). Los hospitales sólo abrieron sus servicios de emergencia, mientras que las escuelas cerraron, así como las oficinas públicas y municipales.

Las nuevas medidas de austeridad 'privarán de recursos a los servicios públicos', especialmente la sanidad y la educación, e 'intensificarán el círculo vicioso de la recesión', criticó la Confederación de Funcionarios Públicos (ADEDY). También hubo bancos y tiendas privadas que echaron la persiana, aunque en estos sectores el seguimiento fue desigual.

Las asociaciones de pequeños y medianos comerciantes acusan a la troika -formada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE)- y al gobierno griego de que con sus medidas se 'reducirán los estándares de vida' del país y, también lo hará el consumo, poniendo en peligro sus negocios.