Público
Público

El Gobierno indulta a la madre que pagó comida y pañales con una tarjeta ajena

Gallardón le conmuta la pena privativa de libertad por treinta días de trabajos en beneficio de la comunidad a cambio de que no vuelva a cometer un delito en el plazo de tres años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Finalmente, el Gobierno ha indultado hoy a Emilia Soria (leer aquí la entrevista que concedió a Público), la joven madre de Requena que compró comida y pañales para sus hijas por valor de 193 euros con una tarjeta de crédito que encontró en la calle, hechos por los que fue condenada a un año y 10 meses de cárcel y por los que en 15 días debía ingresar en prisión.

El Consejo de Ministros, a propuesta del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha decidido la conmutación de la pena privativa de libertad por treinta días de trabajos en beneficio de la comunidad a cambio de que no vuelva a cometer un delito en el plazo de tres años.

Poco antes de que se conociese el indulto, Jorge Albertini, abogado de la joven, Emilia Soria, anunciaba que el Juzgado de Ejecución Penal número 13 había 'inhabilitado la ejecución de la pena'. Con esta decisión del juzgado, Soria, de 28 años, evitaba ya su ingreso en prisión y el caso quedaba así cerrado porque, según su abogado, esa resolución judicial es firme 'en solo cuatro días'.

La joven valenciana ha explicado que su abogado le ha comunicado la noticia cuando estaba recogiendo firmas para solicitar su indulto ante los juzgados de la Plaza de Castilla, en Madrid, junto a su marido. Soria ha asegurado que se encuentra 'muy contenta, ni me lo creo todavía', y ha agradecido la ayuda que ha recibido para conseguir esta resolución porque considera que la condena que le habían impuesto 'no era justa'.

Emilia Soria encontró en la calle hace cinco años y medio una cartera sin dinero pero con una tarjeta de crédito, con la que gastó 193 euros en alimentos y pañales para las dos hijas que tenía entonces. Fue condenada a un año y nueve meses de prisión por un delito de falsedad en documento mercantil, y a otros seis meses de prisión por estafa por unos hechos que ocurrieron hace cinco años y medio.

La segunda de las penas fue conmutada por trabajos a la comunidad y al pago de una multa de 900 euros, que todavía está cumpliendo, pero no sucedió lo mismo con la primera, a juicio del letrado, por 'un error técnico', ya que se la sustitución de la pena se pidió 'fuera de plazo'.

La resolución judicial conocida hoy evita finalmente que la joven madre tenga que ingresar en prisión, algo que tenía que haber hecho en los próximos doce días de no haberse producido esta resolución, a la que posteriormente a acompañado el indulto del Gobierno.