Público
Público

El Gobierno israelí cede a la presión internacional y suaviza su bloqueo a Gaza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Israel suavizó hoy su bloqueo a Gaza al permitir la entrada por primera vez en tres años de productos tales como refrescos, mermelada, zumos y dulces, anunció Raed Fatuh, del Ministerio de Economía del Ejecutivo de Hamás en la franja.

"Israel nos ha informado de que ha decidido aumentar la cantidad de tipos de bienes en la franja y permitirá esta semana la entrada de refrescos, zumos, frutas en conserva, galletas, aperitivos y patatas fritas", dijo el funcionario islamista a la prensa.

La medida llega en medio de una gran presión internacional a Israel para que relajara su bloqueo a la franja palestina, a raíz de su asalto militar la semana pasada en aguas internacionales a una flotilla de barcos que se dirigía a Gaza con ayuda humanitaria, en un abordaje en el que murieron nueve activistas turcos en la única embarcación en que el Ejército israelí encontró resistencia.

Fatuh, encargado de la coordinación del acceso de productos a la franja palestina, precisó que dos días después de los abordajes Israel ya comenzó a permitir la entrada de algunos productos, como mermelada y galletas, así como brochas y espuma de afeitar.

Cemento, materia prima para la industria y la agricultura, madera, electrodomésticos, maquinaria eléctrica, televisores y transistores son algunos de los bienes cuya importación Israel sigue vetando, no obstante, al millón y medio de habitantes de Gaza, un territorio de cuarenta kilómetros de largo por diez de ancho y que figura entre los de mayor densidad demográfica del globo.

Pese al relajamiento del bloqueo, un portavoz de Hamás, Ismail Radwan, rechazó el levantamiento gradual del asedio por considerarlo una estratagema de Israel para contrarrestar las "fuertes presiones internacionales" tras su "inhumano ataque" al convoy marítimo.

"El injusto e injustificado cerco debe ser levantado completa e inmediatamente", sentenció Radwan en un comunicado.

Nili Aharón, coordinadora de la Administración Civil, el organismo militar israelí que gestiona los asuntos civiles en los territorios ocupados, confirmó el levantamiento parcial de las restricciones, que mitiga un asedio que Israel inició en 2006 y reforzó un año después, cuando Hamás se hizo con el control de Gaza.

Desde entonces el Estado judío sólo había permitido el acceso a Gaza de entre 25 y 150 tipos de alimentos y materiales básicos, con el argumento de que las milicias palestinas podrían utilizar las mercancías prohibidas para fines militares.

Las organizaciones de derechos humanos mantienen, por el contrario, que el bloqueo no es un asunto de seguridad sino una medida de castigo colectivo, y ponen como ejemplo que Israel impida la entrada de salvia y jengibre, pero no de canela, lo que carece de justificaciones defensivas.

Egipto, que contribuía a la asfixia de Gaza al mantener también cerrada su frontera con la franja, abrió la semana pasada de forma indefinida el único paso que comparte con el territorio palestino, Rafah, para facilitar la entrada de ayuda tras el abordaje.

El anuncio de la relajación de la asfixia israelí a Gaza se produce horas después de que la Embajada Británica en Tel Aviv desmintiera una información publicada hoy por el diario "The Daily Telegraph" según la cual Londres había propuesto a Israel mitigar el bloqueo a cambio de menos presión sobre su asalto a la flotilla.

Según el rotativo británico, Israel relajaría el bloqueo a cambio de que la comunidad de naciones consintiera una investigación menos exhaustiva sobre el abordaje de la "Flotilla de la Libertad", que la ONU pide sea sometido a una comisión internacional independiente.

El anuncio del relajamiento el bloqueo se produce por otra parte horas antes de que el presidente estadounidense, Barack Obama, reciba hoy en Washington al líder palestino, el moderado Mahmud Abás.

Principal aliado de Israel en el mundo, Estados Unidos figuraba entre los países que habían pedido un cambio en los parámetros del bloqueo a Gaza, que fuentes de la Casa Blanca habían advertido que, en las condiciones mantenidas hasta ahora, era "insostenible".