Público
Público

El Gobierno de Japón, abierto a la flexibilización monetaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro japonés de Finanzas dijo el martes que está abierto a un regreso a la flexibilización monetaria para sacar al país de la deflación, mientras que el titular de Regulación de Banca advirtió al Banco de Japón sobre no afrontar realmente el problema.

El nuevo Gobierno japonés, que asumió el poder en septiembre, también dijo el martes que espera que el Banco de Japón apoye a la economía y dijo que reunirá un presupuesto adicional para afrontar la persistente caída de los precios y el repunte del yen.

"Una flexibilización monetaria podría tener un impacto positivo sobre la economía", dijo a periodistas el ministro de Finanzas, Hirohisa Fujii, tras una reunión de gabinete, aunque agregó que no forzaría aquella política sobre el banco central.

"Para mí iría contra las normas dar al Banco de Japón esa orden. Depende del BOJ (por sus siglas en inglés) tomar esas decisiones mientras coopera con las políticas del Gobierno", indicó.

En 2001, el BOJ abandonó su meta de tasas de interés y comenzó a inundar al sistema financiero con billetes en una forma de flexibilización monetaria, después de que el Gobierno declaró que la economía estaba sufriendo una leve deflación.

Bajo la estrecha definición de relajamiento monetario, la medida establece metas para las reservas comerciales bancarias en el banco central.

El ministro japonés de Regulación de Banca y Mercados, Shizuka Kamei, un duro crítico del BOJ, dijo el martes que el banco central no debería tomar el asunto a la ligera sino desarrollar medidas concretas para combatir la deflación.

Kamei también sostuvo que el BOJ ha hecho progresos en su enfoque sobre la deflación. El gobernador de la entidad, Masaaki Shirakawa, dijo el lunes que el BOJ compartía la perspectiva del Gobierno de que el país sufre una leve deflación, en el sentido de que la caída de los precios posiblemente persistirá.

El Gobierno ha declarado que Japón caerá en deflación y calificó como demasiado optimista el enfoque del BOJ de que las caídas de los precios a los consumidores será aliviada gradualmente y de que es poco posible que se produzca otra recesión.