Público
Público

El Gobierno limita el recorte del gasto para 2012 a 4.669 millones

Salgado asegura, sin definir en detalle cómo, que es posible incrementar un 22,3% la recaudación, logrando ingresos adicionales de 23.313 millones y sin aumentar los impuestos, para cumplir con el objetivo de déficit

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los Presupuestos Generales de 2011 ya no son los más austeros de la democracia. El cetro les ha durado un año. Aquel tijeretazo histórico de 10.186 millones de euros al límite de gasto del Estado central se ha quedado insuficiente para cumplir los compromisos de déficit de 2012. La senda de consolidación de las cuentas públicas, ese férreo compromiso ante Bruselas y sobre todo ante los mercados, es estrecha. Y el crecimiento estimado de los ingresos fiscales, con la estructura de impuestos actual, no basta para contrarrestar los gastos, por mermados que estén ya. Opción: seguir metiendo tijera.

El Gobierno ha decidido recortar en 2012 al menos otros 4.669 millones de euros del gasto no financiero del Estado, respecto al que se fijó para 2011, según aprobó ayer el Consejo de Ministros. El resultado es un límite de gasto de 117.353 millones, un 7,6% inferior al fijado para 2011.

El esfuerzo es menor, destacó la vicepresidenta económica, Elena Salgado. Y lo es. Pero los Presupuestos Generales del Estado son una ecuación al revés. Se parte de comprometer el resultado (fijando un nivel de déficit), se estima el dato menos controlable (los ingresos) y se calcula en base a ambas cifras qué gasto máximo se puede acometer.

Pero para que funcione y al final en la foto salga un déficit de la Administración Central en 2012 del 3,2%, frente al 4,8% de este año, es necesario que los ingresos crezcan un 22,3%, hasta alcanzar 127.852 millones. Un salto importante en una economía que prevé crecer al 2,6% este año y al 3,8% el próximo en términos nominales (1,3% y 2,3% si se elimina el efecto de la inflación), cuando buena parte de ese crecimiento se ha confiado a las exportaciones, una actividad que no recauda. ¿Cómo se va a lograr? La vicepresidenta económica, Elena Salgado, no fue muy precisa ayer tras el Consejo de Ministros al explicar el crecimiento de los ingresos. Eso sí, fue tajante con lo que no se va a hacer: 'Se descarta una subida de impuestos', aseguró mientras cruzaba la sala la cifra de 23.313 millones de euros más que debe ingresar el Estado para que todo encaje.

Incluso subiendo impuestos pocas figuras tributarias lograrían morder ese objetivo a no ser que se volviese a tocar el impuesto menos redistributivo del menú: el IVA, que ya se elevó dos puntos a mediados del pasado ejercicio.

Sin embargo, según Salgado, la recaudación va a ir mejor el próximo ejercicio por motivos como menores devoluciones de IVA o por la lucha contra el fraude. En el presente ejercicio ya se verán mejoras. Según la vicepresidenta, en 2011 se ingresarán entre 3.000 y 4.000 millones de euros más de lo que estaba previsto debido a los menores aplazamientos de pago del IVA por parte de las empresas, lo que es un buen síntoma, pero también por la citada lucha contra el fraude. Salgado aludió también a la mayor recaudación por el Impuesto de Sociedades y concretó que no será porque se eliminen deducciones, sino por 'una mejor gestión del impuesto que refuerce la recaudación procedente de las grandes empresas'.

El Estado erró el tiro en 2008, traspasando a las autonomías unos 6.000 millones de euros de más respecto a lo que les correspondía de lo que finalmente se recaudó. En 2009, el error se elevó a más de 20.000 millones. Para no asfixiar más a unas adminsitraciones que no logran en su mayoría cumplir con los objetivos de déficit, el Gobierno decidió darles facilidades para que devolviesen lo anticipado. Les dio cinco años de plazo que empezarían en 2011 en el caso de la cuenta pendiente de 2008 y en 2012, para la de 2009.

Es decir, en el próximo ejercicio las autonomías tendrán que devolver unos 6.000 millones de euros resultantes de la suma de la quinta parte de la deuda de 2008 (segundo pago) más la quinta de la de 2009 (primer pago). La buena noticia es que en 2010 la cuenta sale a devolver. El Estado se quedó corto esta vez en las entregas respecto a lo recaudado finalmente.

Gracias a esta mejora de los grandes impuestos por encima de lo previsto y a 2.400 millones más definidos como recursos adicionales en la nueva normativa de financiación autonómica que deben abonarse en 2012, el próximo ejercicio las administraciones regionales recibirán 10.200 inesperados millones: 7.900 millones para las comunidades autónomas y 2.300 millones para los ayuntamientos.

Salgado expresó su deseo de que, 'ya que las CCAA tendrán en 2012 un margen adicional de ingresos', espera que 'lo dediquen a prestar servicios fundamentales'. La realidad es que la cuenta sale bastante menos positiva si se restan los 6.000 millones que tienen que devolver al Estado.

En cuanto a los recursos que van a recibir las corporaciones locales, la vicepresidenta pidió que 'se dediquen a reducir la morosidad', un fenómeno que se ha extendido y multiplicado con la crisis y que 'está perjudicando a las pymes'.

El primer paso camino a la cita del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero para aprobar los Presupuestos de 2012 y disponer de margen de decisión para culminar la legislatura, está dado. La pregunta ahora es si contará con los apoyos para sacar adelante el techo de gasto en el Parlamento. El vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró ayer que 'sí', que tendrán 'apoyos parlamentarios sufientes para sacar adelante el techo de gasto'.

Es un aspecto que aún no está negociado, que no se incluyó en las conversaciones para sacar adelante la normativa sobre negociación colectiva aprobada esta semana gracias a la abstención de CiU y PNV, aseguró Rubalcaba.