Público
Público

El Gobierno maniobra para que se relajen los topes de déficit para toda Europa

El FMI cree que España tendrá un déficit del 6,8% frente al 4,4% previsto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La expresión clave en la política económica del Gobierno es 'en estos momentos'. El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, la repitió ayer en Bruselas en varias ocasiones y con varias versiones. Incumplir el exigente límite de déficit para este año 'no está en la agenda'. El Gobierno cuenta 'por el momento' con cumplirlo. A día de hoy 'no hay ninguna modificación al respecto'. A Guindos, el mediador entre Bruselas y Moncloa, no se le escaparon ayer esas apostillas en un discurso que, por lo demás, da una prioridad absoluta a las medidas de austeridad y menciona al crecimiento como un elemento importante de la estrategia del Gobierno.

Frente a este discurso oficial, fuentes cercanas al Ejecutivo aseguran que la intención es que Bruselas, en línea con lo que está pidiendo a gritos el Fondo Monetario Internacional (FMI), relaje los compromisos de déficit de forma general a los países de la zona del euro, tal y como permite la normativa comunitaria en caso de repentino deterioro económico. Dicho deterioro es tan evidente que Europa está volviendo a la recesión.

El comisario de Economía asegura que 'España debe cumplir'

Las intenciones del Gobierno tienen cabida en el calendario económico de los próximos dos meses. El 23 de febrero, la Comisión Europea tiene previsto presentar sus previsiones económicas. Se espera que certifiquen la entrada de la eurozona en recesión. Los pronósticos de Bruselas, generalmente más pesimistas que los del Gobierno español, augurarán una recesión pronunciada para Italia y España, dos de los países inmersos en un esfuerzo de consolidación presupuestaria mayor.

El propio ministro de Economía aseguró ayer que espera a esa referencia, además de a las estimaciones de crecimiento de su propio Ministerio pendientes de publicación, antes de desvelar el tamaño del ajuste y redactar los Presupuestos para 2012. Antes de que se presenten en el Congreso, a finales de marzo y tras las elecciones andaluzas, los 27 jefes de Gobierno de la Unión Europea celebrarán una cumbre. Será la segunda a la que acude Mariano Rajoy como presidente y en ella el Gobierno podría tratar de reunir apoyos para relajar las exigencias de recorte y tamizarlo de cara a los Presupuestos.

El Ejecutivo español se da de plazo hasta la presentación de previsiones de la UE

Ayer, el comisario comunitario de Economía no dio la más mínima muestra de querer flexibilizar los plazos. Preguntado acerca del 'por el momento' que repitió Guindos, Olli Rehn mantuvo su mensaje de austeridad. 'Es imprescindible que España cumpla con los objetivos fiscales para 2012', aseguró. 'Como esta crisis es una crisis de confianza, es imprescindible que se recupere la sostenibilidad de las finanzas públicas', añadió.

Rehn aplaudió la rapidez con la que el Gobierno reaccionó al desvío de dos puntos en los datos de déficit de 2011, debidos fundamentalmente al gasto de las comunidades autónomas, pero pidió a Rajoy que 'concrete' sus intenciones con más medidas, tanto de recorte como otras que ayuden a generar empleo, como la reforma laboral.

Guindos aseguró que las primeras medidas del nuevo Ejecutivo han sido 'bien recibidas' por la UE y aprovechó para presentar a sus colegas las líneas maestras de la Ley de Estabilidad Presupuestaria que debatirá el Consejo de Ministros este viernes.

El FMI cree que España caerá un 1,7% incluso sin cumplir

El FMI le está echando una mano al Gobierno de Mariano Rajoy. El Fondo no se cree el discurso oficial del Gobierno de España, por más que la mayoría del Ejecutivo se empeñe estos días en desmentir al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, repitiendo como un mantra que cumplirán el objetivo de reducir el déficit al 4,4% del PIB en 2012. Según el informe Perspectivas Económicas Mundiales del FMI hecho público ayer, en Washington consideran que este país tendrá un descuadre entre los ingresos y los gastos públicos de 70.767 millones de euros (el equivalente al 6,8% del PIB previsto) en 2012. La cifra se sitúa 25.977 millones por encima del compromiso actual de España ante Bruselas y los mercados. En 2013, cuando se supone que se debería cumplir con los criterios de Maastricht, dejando el déficit en el 3%, el FMI considera que España tendrá un descuadre de sus cuentas públicas del 6,3%.

Un aspecto preocupante del informe del FMI son sus discrepancias con el Banco de España sobre las previsiones de futuro para nuestra economía. Frente al 1,5% de caída este año anunciada por el Banco de España, el FMI calcula un 1,7 de descenso y frente al crecimiento del 0,2 que estima la institución española, el Fondo prevé una caída del 0,3. Lo peor es que la institución española realiza su proyección contando con que España cumpla el objetivo de reducción de déficit hasta el 4,4% del PIB. La previsión aún más pesimista del FMI se ha elaborado previendo que nuestro país sólo logrará rebajar el déficit hasta el citado 6,8%, una cifra muy lejana del compromiso de España con Europa superior incluso al que se tenía para el año pasado.

No sólo España, Europa y su empeño en una austeridad radical se han convertido en un lastre para la recuperación económica global y el FMI pide un esfuerzo político para que el Viejo Continente no arrastre al resto del mundo. El FMI lo dijo ayer en su informe, ratificando las advertencias que el día anterior había lanzado su directora gerente, Christine Lagarde.

Según los datos del Fondo, la producción global (PIB) se incrementará un 3,3% en 2012, en torno a un 0,75% menos de lo que este organismo había previsto en septiembre. La institución ve el futuro más negro 'principalmente' por la 'leve recesión' que sufrirá la zona del euro este año.

Para 2012, la previsión es que la economía del área de la moneda única sufra una caída del 0,5%.