Público
Público

El Gobierno mexicano combate por aire, mar y tierra a La Familia en Michoacán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno mexicano combate sin tregua por aire, mar y tierra a los criminales que aterrorizan al estado de Michoacán, donde opera el cartel de La Familia, con el envío de 5.500 militares, marinos y policías.

El anuncio fue hecho por el ministro del Interior, Fernando Gómez Mont, tras una reunión del gabinete de Seguridad y un día después de que un supuesto jefe operativo del cartel de La Familia propusiera al Gobierno un pacto para acabar con la ola de violencia en Michoacán y otros estados donde opera.

Desde el miércoles el Gobierno rechazó pactar con los narcotraficantes y reforzó su posición con el envió de 1.500 agentes federales, 2.500 soldados y 1.500 marinos, que se unirán a otros efectivos que ya estaban desplazados en ese estado como parte del Operativo Michoacán, que se aplica desde hace más de dos años.

Según el plan del Gobierno federal, los militares, marinos y policías buscarán cortarle el paso a los criminales que operan en Michoacán, no sólo a La Familia.

Los agentes federales reforzarán su presencia en las principales ciudades, incluida la capital, Morelia; en tanto los militares estarán en autopistas y carreteras de Michoacán y en las vías terrestres de otras entidades que confluyen en ese estado.

Por su parte, los marinos reforzarán sus puestos de control en las vías de comunicación de las costas de Michoacán y el vecino estado de Guerrero.

Gómez Mont dijo que la estrategia del Gobierno será combatir la logística operativa de las bandas criminales, su organización y capacidad de fuego, y las redes de protección institucional.

Advirtió que "para los integrantes de los grupos delictivos no hay, ni puede haber, más alternativa que someterse a la ley".

El cartel de La Familia ha asesinado en Michoacán a 15 agentes federales en los últimos días, en represalia por la captura de uno de sus coordinadores operativos, Arnaldo Rueda, alias "La Minsa".

El puesto de Rueda lo ocupó Servando Gómez, alias "La Tuta", quien fue supuestamente quien llamó ayer a una cadena de televisión en Michoacán para proponer un pacto con el gobierno.

En Michoacán actúan las bandas de narcotraficantes, ya que en ese estado se cultiva de forma ilícita marihuana y amapola. La primera es una fuente importante de flujo de efectivo que permite a los carteles financiar muchas otras operaciones.

Además el estado, con costas en el Pacífico, es receptor de importantes cargamentos de precursores de drogas sintéticas y fabricantes de éstas, que después son enviadas a Estados Unidos por el litoral del Pacífico.

En ese estado operan, además de La Familia, el cartel del Golfo, cuyo brazo armado Los Zetas eran socios de los primeros pero después entraron en disputa por el control de las plazas, lo que ha desatado un baño de sangre.

La Familia es uno de los seis carteles mexicanos más poderosos y por cuyos capos las autoridades ofrecen una recompensa de 30 millones de pesos (2,2 millones de dólares).

Este grupo surgió en 2004 y alcanzó notoriedad por la forma violenta como eliminaba a sus rivales, decapitándolos.

Los expertos dicen que la banda cuenta con unos 5.000 integrantes, repartidos principalmente en Michoacán, aunque se han extendido a los estados de Aguascalientes, Guanajuato, Estado de México, Distrito Federal, Querétaro y San Luis Potosí, en el centro del país, además de Guerrero (sur) y Colima (oeste).