Público
Público

El Gobierno no apoya la candidatura de Roma para los Juegos Olímpicos de 2020

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno italiano que dirige el tecnócrata Mario Monti no dio hoy su autorización para que Roma presente su candidatura para organizar los Juegos Olímpicos de 2020, por los que también compite Madrid.

En una rueda de prensa en Roma, celebrada tras una reunión del Consejo de Ministros, Monti explicó que el Ejecutivo no se ve en disposición de asumir la garantía financiera que el Comité Olímpico Internacional pide al Gobierno de las ciudades candidatas.

Monti precisó que su gabinete analizó el proyecto presentado por el comité organizador y quiso subrayar que este merece un "elogio", pero señaló que el Ejecutivo no se ve capaz de asumir un "compromiso financiero" que podría pesar sobre las finanzas del país.

"El Comité Olímpico Internacional pide una carta del jefe de Gobierno (del país de la ciudad candidata) en la que asuma un compromiso de garantía financiera. El Gobierno debe comprometerse a cubrir cualquier eventual déficit. Nuestro Gobierno ha reflexionado sobre este aspecto (...). Hemos llegado a la conclusión unánime de que no sería responsable asumir este compromiso", afirmó Monti.

Preguntado sobre por qué España, que también acusa problemas financieros, sigue adelante con la candidatura de Madrid, el primer ministro italiano rehusó entrar en valoraciones sobre decisiones del Ejecutivo español, por el que expresó una "gran consideración".

Tras el anuncio de Monti, el presidente del Comité Olímpico Nacional italiano (CONI), Gianni Petrucci, lamentó la decisión del Gobierno y aseguró que "hoy, tras dos años, se desvanece un sueño".

Petrucci expresó además su malestar por que la decisión del Gobierno llegara a tan solo un día de que se cumpliera el plazo para presentar la documentación necesaria para la candidatura de Roma 2020.

"Acepto la decisión pero me habría gustado mayor respeto, porque decirnos que no en el último día no ha sido bonito", declaró Petrucci, quien agregó que el trabajo de los organizadores de la candidatura había sido "perfecto" y consideró que "si bien es el momento de los recortes los sueños deben ser fomentados".

"Es necesario recortar pero también invertir y Roma 2020 era precisamente eso. Repito que nuestro equipo no ha hecho nada que pueda recriminarse, el proyecto era perfecto y eso lo ha reconocido también Monti. Por desgracia el Gobierno, en este momento, no ha considerado el apoyar la candidatura", añadió.

La decisión del Ejecutivo también ha dividido a los partidos políticos, y mientras desde el progresista Partido Demócrata (PD) ha habido muestras de comprensión, desde las filas del Pueblo de la Libertad (PDL), del ex primer ministro Silvio Berlusconi, se ha tachado de "grave error".

En esta línea, el alcalde de Roma, Gianni Alemanno, aseguró que "toma nota" de la decisión de Monti, aunque lamentó que "renunciar a una candidatura ganadora, apoyada por un proyecto de gran nivel técnico y sobriedad económica, significa no apostar por el futuro de Italia".

Debido a la falta del apoyo de las instituciones, la candidatura de Roma queda fuera de las listas de las ciudades que se han presentado para ser sede de los Juegos y entre las que se encuentran Madrid, Doha, Estambul, Tokio y Baku.

Roma, así como el resto de ciudades candidatas tenía hasta mañana, 15 de febrero, para entregar al Comité Olímpico Internacional un informe detallado en el que describían temas como las sedes; el medio ambiente, la meteorología; el alojamiento, los transportes, los servicios médicos y el control antidopaje, la seguridad, la tecnología y los aspectos legales.

Pero, además, es necesario comunicar la financiación y el apoyo público y gubernamental, que en el caso de Roma ha fallado.

El mundo del deporte, pero también de la cultura se había movilizado en estos días para pedir a Monti que diese su visto bueno a la candidatura.

Pero el plan de austeridad que está llevando a cabo Monti desde que fue elegido en noviembre de 2011 no tenía cabida un gasto de 9.800 millones de euros -de los que 8,4 saldrían de las arcas públicas- que era el presupuesto que habían previsto para la organización de los Juegos.